El Ministerio de Salud de Catamarca recomienda a la población extremar las medidas de protección por las altas temperaturas (ola de calor) que pueden transformarse en un gran riesgo para la salud.
El golpe de calor es una alteración de la regulación térmica del cuerpo que puede ser grave. Se produce por la influencia durante largo tiempo de altas temperaturas, intensa exposición al sol y escasa movilidad del aire.
Las altas temperaturas producen en el aparato cardiovascular mayor riesgo de deshidratación y malestares relacionados con el descenso de la presión arterial y la vasodilatación excesiva. El cuerpo empieza a tener dificultades para regular la temperatura y esta comienza a elevarse por arriba de 37 grados, ya sea a causa de la deshidratación, o por el agotamiento del mecanismo del sudor o por desajustes del centro cerebral que regula la temperatura.

Si bien todos somos propensos a sufrir golpes de calor, hay grupos etarios que son más vulnerables y son ellos quienes deben tener especial cuidado en días de temperaturas muy altas:

– Bebés y niños especialmente menores de 1 año (ya que su cuerpo tiene menor capacidad para regular su temperatura).
– Bebés que padecen de fiebre por otras causas o diarrea.
– Personas con enfermedades crónicas (afecciones cardíacas, renales o neurológicas).
– Niños obesos o desnutridos.
– Adultos mayores.

Las recomendaciones 

-Evitar bebidas con cafeína o con azúcar en exceso.
– Evitar bebidas muy frías o muy calientes.
– Evitar comidas pesadas.
– Evitar bebidas con alcohol ya que aumentan la temperatura corporal y las pérdidas de líquido. No es conveniente tomar cerveza ante la sed y el calor.
– Evitar la actividad física intensa.

Mayores precauciones con los niños

– No esperar que pidan agua. Ofrecer continuamente líquidos, especialmente jugos naturales. En el caso de lactantes ofrecer el pecho de manera más frecuente.
– Vestirlos con ropa holgada, liviana, de algodón y colores claros o incluso desvestirlos.
– Bañarlos y mojarles el cuerpo con frecuencia.
– Proponer juegos tranquilos evitando que se agiten.
– Evitar que se expongan al sol especialmente en el horario del mediodía o bien, protegerlos de sus efectos si no se puede evitar la exposición: con el uso de ropa adecuada (sombreros, ropa de manga larga) y protectores solares adecuados.
– Mantenerlos en lugares bien ventilados o bien con aire acondicionado (ya sea en casa o lugares públicos) cuando la temperatura ambiente es muy elevada.

“No sobreabrigar a los bebés”

Al respecto, la directora de Asistencia Sanitaria, Dra. Claudia Palladino destacó una serie de aspectos a tener en cuenta, “los bebés no deben ser sobreabrigados. Hay que tener en cuenta que se deben abrigar como un adulto, si uno está cómodo con remera, al bebé le ponemos una batita; si uno está cómodo en traje de baño, al bebé se lo puede tener solo con pañal”.
Otro factor de importancia es el uso de sistemas de refrigeración. La duda que tienen muchos papás es el uso del aire acondicionado en relación con la temperatura ambiente de 42 grados, esos cambios bruscos al organismo no le hacen bien. Los aires acondicionados tienen que estar a una temperatura confortable, no que estemos abrigados, es decir a una temperatura de 25 o 26 grados es lo aconsejable. Por otro lado, cuando uno sale al aire libre con una temperatura de 42 grados, lo recomendables es hacer un paso intermedio de ambientación, como por ejemplo estar la cocina y después de unos minutos pasar al calor”, señaló.
Asimismo, Palladino señaló que “debemos evitar las horas de sol y calor que es del mediodía hasta las 17 o 18 horas para realizar actividad física, tratar de estar en lugares ventilados, frescos y con sombra”.

Al ser consultada, cuando es la edad para dar agua a los bebés, la médica pediatra dijo que “se les empieza a dar agua cuando empiezan a comer, es decir que en el momento de la papilla debe recibir agua”. Y recomendó que “si un bebé amamantado menor de seis meses, un día de mucho calor, pide la leche con mayor frecuencia necesitaría un aporte de agua, pero solo de manera ocasional”.

Síntomas

Los síntomas a tener en cuenta son: dolor de cabeza, malestar, irritabilidad, deshidratación, frecuencia respiratoria más acelerada, menor producción de orina, taquicardia y en los niños mucosas secas, frecuencia cardíaca acelerada, ojos sin brillo.
En el adulto los signos son solapados por eso necesitan mayor prevención y, también, el adulto puede presentar presión baja. Es por ello que, en especial, las personas que atienden adultos mayores tomen agua en pequeñas tomas en reiteradas oportunidades para evitar la deshidratación ya que no tomar con las altas temperaturas es de gran peligro.

Por último, los profesionales de la Salud recomiendan que ante los primeros síntomas no demoren en consultar al médico o acercarse al Centro de Salud, especialmente si se trata de bebés, niños y adultos mayores.