Un repudiable hecho que generó conmoción en la ciudad de Frías, Santiago del Estero, es investigado por la fiscalía. Todo comenzó cerca de las 14.20, cuando una joven -identificada como Candelaria Medina, de 23 años- arribó al hospital zonal en compañía de su pareja, aduciendo que gestaba un embarazo de un mes y tenía dolores.

Antes de ser examinada, Medina -residente en el Bº 24 de Septiembre- se dirigió hasta un baño de la sala donde se encontraba y allí dio a luz a un bebé de entre 6 y 7 meses de gestación.

De inmediato la obstetra de guardia -Dra. Andrea Barea- tomó conocimiento de la situación y auxilió a la joven parturienta. Allí la médica ante el cuadro del pequeño ordenó que sea trasladado de inmediato al Cespi.

Cuando los galenos pidieron a la joven que subiera a la ambulancia para acompañar al pequeño, ésta se negó rotundamente, y manifestaba permanentemente que no quería al bebé.

Ante la situación, su pareja -Walter Romero (27)- confesó que ella le dijo que se encontraba embarazada de 1 mes, y que la noche anterior se había colocado una pastilla para abortar al bebé. Con la confesión del sujeto, la fiscal de turno -Dra. Macarena Vildoza- ordenó que ambos sean detenidos, pero más tarde fueron liberados ya que no había denuncia.

Mientras tanto el bebé recorría la ciudad Capital, ya que según se supo, en primera instancia lo trasladaron al Regional y como no había cama lo derivaron al CIS Banda, donde arribó sin vida. La fiscal de turno en La Banda, Dra. Alicia Falcione ordenó que el cadáver sea trasladado a la morgue y se informe del trágico deceso a la fiscal interviniente en Frías.

 

 

Fuente: El Liberal

Los comentarios están cerrados.