Una práctica que suele ser habitual en muchas casas, como rellenar las botellas de plástico con agua, puede ser perjudicial para la salud. Un estudio realizado demostró que los envases reutilizados durante una semana podrían llegar a tener más bacterias que la tapa de un inodoro.

En una investigación publicada en el sitio web Treadmillreviews, especialistas analizaron las botellas de plástico que un atleta rellenó con agua durante una semana. Los resultados mostraron que los envases tenían más de 900 mil unidades de bacterias por centímetro cuadrado. Es decir, más que las que tiene una tapa de inodoro.

Los investigadores también descubrieron que el 60 por ciento de los gérmenes hallados eran capaces de enfermar a cualquier persona. El estudio agregó que hay muchos “productos químicos perjudiciales para la salud en el plástico que son liberados cuando éste se rompe o se desgasta por el uso frecuente”.

La doctora Marilyn Glenville explicó que los químicos pueden llegar a afectar la ovulación y aumentar los problemas hormonales, así como elevar el riesgo de padecer endometriosis y cáncer de mama.