El desarrollo de ciertas tecnologías que incluyen la utilización de drones y sensores ha significado un importante cambio para el mundo de la agroindustria, debido al incremento de la capacidad de almacenamiento y análisis de grandes cantidades de datos que favorecen a la gestión mediante la observación y la medición de información generada por los cultivos.

Si bien en la agroindustria argentina aún hay mucho valor por capturar en este sentido, el panorama mundial y la rapidez de los avances en el área han provocado que durante los últimos años no solo las grandes empresas sino también una gran cantidad de instituciones educativas, organizaciones y el sector publico desarrollen programas de estudio en los cuales se incluyen diplomaturas, investigaciones, cursos, etcétera donde se busca extender el conocimiento de los interesados en este tema.

Desde el punto de vista de las innovaciones y las startups, no es casual que entre los rubros de mayor crecimiento en cuanto a inversiones en AgTech sean las empresas de drones y de robótica que han sido de gran ayuda para la acumulación de los datos provenientes de los cultivos y el trabajo agrícola.

Hoy, en el mundo de Agtech parece que el Big Data es una prioridad, como comentamos sobre las grandes empresas, cuya principal inversión se concentra en la agricultura de precisión. Bayer, uno de los grandes inversores, a diferencia de las otras grandes empresas, como Monsanto y Syngenta, decidió no lanzar un brazo de inversión en emprendedores, sino invertir en fondos externos para acceder a la innovación agropecuaria a través de incubadoras, aceleradoras y fondos de inversión de riesgo. Sostienen que la tecnología en sí ofrece los medios para que los cultivos se puedan producir cada día de manera mas eficiente.

Esto es, básicamente, que ante un cultivo en un campo podemos enviar un drone especialmente diseñado con una cámara de alta calidad que permita medir ciertos aspectos de los cultivos, pudiendo obtener información en tiempo real que permita a los productores tratar de manera inmediata un problema que no sabían que tenían.

Y es ahí donde estamos creando oportunidades para aumentar la eficiencia y el rendimiento. Esta oportunidad es aún mayor desde el punto de vista de los accionistas, ya que a diferencia de los agroquímicos no hay obstáculos regulatorios asociados con la tecnología digital de sensores o manejo de datos, por lo que es mucho más fácil traer al mercado y obtener un retorno inmediato de la inversión.

En la actualidad existe una disponibilidad de datos masivos sin precedentes que está generando incertidumbre y dudas sobre su verdadero valor entre los productores agropecuarios. Este crecimiento es exponencial y es tal la cantidad de datos que existe que los métodos tradicionales de almacenamiento, procesamiento y análisis parecen ineficientes e insuficientes para aprovecharlos. La buena noticia, y de esto se trata, es que estos datos digitales pueden ser leídos, almacenados y procesados automáticamente por computadoras.

No solo las empresas están trabajando en esto, sino que también el tema es tan importante y estratégico para el país que varios funcionarios se han juntado para trabajar en conjunto y hacer del tema una política de estado.

Al respecto, el 3 y el 4 de diciembre se desarrollará en la ciudad de Tandil el Hackaton Agro, que promueven el Ministerio de Modernización, Agroindustria y Ciencia y Tecnología de Nación, la Subsecretaría de Modernización de provincia de Buenos Aires y Fundación Sadosky.

“Abrir el gobierno a todos los ciudadanos del país es también impulsar la participación, el espíritu innovador y las ganas de desarrollar y concretar ideas y soluciones para resolver problemas que nos afecten a todos”, afirmó Rudi Borrmann, subsecretario de Innovación Pública y Gobierno Abierto del Ministerio de Modernización. Por su parte Rodrigo Bunge, subsecretario de Información y Estadística Pública de Agroindustria explicó: “El próximo hackaton tundra el propósito de sugerir negocios o aplicaciones dirigidos a solucionar temas que el Ministerio de Agroindustria considera importantes. Los temas van desde buscar solucionar problemas de logística a el desarrollo de aplicaciones para que los pobladores rurales reciban avisos anticipados sobre posibles emergencias climáticas, etcétera”.

Al respecto, Magdalena Acuña, subsecretaria de Innovación y Experiencia Ciudadana de la Provincia de Buenos Aires, subrayó: “Impulsar políticas de gobierno abierto en este sector es un aspecto clave de nuestra misión. Por eso, con este Hackaton queremos reunir a más de 500 personas para que aprovechen la disponibilización de diferentes datos para encontrar soluciones innovadoras a los problemas del sector”.

La innovación abierta proporciona una solución, ya que es una forma de impulsar un nuevo pensamiento mediante la publicación de problemas para involucrar a una comunidad amplia y desarrollar una solución eficaz, en algunos casos, ofreciendo una recompensa al individuo o equipo que cumple con éxito los requisitos del problema. Se busca aprovechar que muchas personas que miran un tema y lo hacen desde una perspectiva única aumente las probabilidades de una solución superior con el pensamiento lateral.

Es por eso que el futuro es brillante para estos enfoques innovadores en la solución de problemas. Las ventajas de aplicar los tipos adecuados de talento a los desafíos del futuro son difíciles de pasar por alto. No solo que es posible generar soluciones mas rápidas adaptándose a las exigencias del mercado, sino que también es mas rentable. Es por eso que la innovación abierta a través del aprovechamiento de los datos masivos está dando paso a la próxima frontera de la productividad y una investigación y desarrollo mucho mas eficiente para la agroindustria.