Cientos de personas estarían recibiendo cédulas de notificación de la Oficina de Faltas de la Municipalidad de Capayán por supuestas infracciones de tránsito -exceso de velocidad-, firmada Amado Omar Santucho.

La estafa es que Santucho dejó de ser intendente en diciembre de 2011, y además, que nunca fue jefe comunal del municipio que supuestamente origina la notificación, sino de Huillapima.

Otro dato, Capayán jamás tuvo radares, sí la comuna vecina, pero que fueron desactivados por la nueva gestión de Omar Soria, ante la andanada de juicios.

La intimación, plagada de amenazas legales como embargos de bienes ante el incumplimiento en un plazo de 5 días, estaría rubricada en nombre de la Oficina de Faltas chumbichana por una persona identificada como Miguel David.

Asimismo, en la cédula -cuya copia hizo llegar un lector de Datamarca- se consigna número de cuentas bancaria y su correspondiente CBU, además de un teléfono de Córdoba para avisar una vez realizado el depósito.

Entendemos a prima facie que se trata de una maniobra que podría configurar un delito, por eso este diario pone a disposición de las autoridades que lo requieran la copia mencionada.