Investigadores de la Universidad del Litoral desarrollaron el método. El director del proyecto, Guillermo Ramos, señaló que ahora “los padres pueden conocerlo en forma temprana”.

Un grupo de investigadores de la Universidad del Litoral de Santa Fe desarrolló un método que permite a los padres conocer el sexo de su bebé en la quinta o sexta semana de gestación, anticipando en varias semanas la posibilidad que tenían hasta el momento.

El director del proyecto, Guillermo Ramos, indicó que a partir de la investigación “de la presencia de ADN fetal en la sangre periférica de la madre, hecho que se conoce desde fines de la década del 90, nos pusimos a ver la metodología del aislamiento y tuvimos éxito”.

“La ventaja es que es una función venosa común que se le hace a la mamá en el brazo. Normalmente el sexo del bebé se determina en la vigésima semana a través de técnicas de imágenes, y nosotros por técnicas de biología molecular logramos determinar el sexo en la quinta o sexta semana de gestación”, afirmó.

En ese sentido, sostuvo que ayuda al diagnóstico de algunas enfermedades asociadas al cromosoma X y que desde el punto de vista del paciente “está la posibilidad de saber el sexo de su bebé en forma temprana”.