Se concretó una importante reunión entre Diputados y el juez Gershani, en la que unificaron criterios en una Justicia especializada para jóvenes infractores a la ley; que sean juzgados por los actos que cometen y la víctima tenga una respuesta.

La comisión de Legislación General de la Cámara de Diputados de la provincia recibió ayer al juez de menores Fabricio Gershani Quesada para ultimar los detalles del nuevo Régimen Procesal Penal Juvenil de la provincia de Catamarca; el cual en principio sería sancionado a finales del año en curso. Dicha reforma busca alcanzar como objetivo una justicia especializada mediante la cual los adolescentes sean sentados en el banquillo por sus actos fuera de la ley y respondan ante la sociedad.
La reunión, que volverá a repetirse el próximo jueves, fue altamente positiva para los funcionarios que participaron de la misma. En relación al encuentro, que se extendió por casi toda la mañana, el juez de Menores explicó que “durante la reunión de la que participaron diputados de todos los bloques, se buscó dar los términos finales del Nuevo Régimen Procesal Penal Juvenil de la provincia. Basando los ejes en las nuevas problemáticas de los adolescentes y la necesidad de modificar un sistema implementado desde 1980. Todos coincidimos en la necesidad de un cambio y la de reglamentar la responsabilidad parental. Buscamos que el joven infractor responda por su accionar ante una justicia especializada y la víctima, tenga una respuesta eficiente, eficaz y rápida de parte del organismo de aplicación”.

Por su parte, el diputado Miguel Vázquez Sastre, integrante de la comisión valoró la propuesta del funcionario judicial –es decir la de la necesidad de una reforma en la Justicia Juvenil- señalando que la misma marca un cambio en el paradigma de la estructura de la Justicia de Menores; “fue muy interesante la mirada que Gershani Quesada manifestó en la comisión “Acá no necesitamos más gente, nos sobra. Lo que necesitamos es una reestructuración, necesitamos más tecnología”, resaltó el legislador al referirse a la creación de un Juzgado de Garantías, una Cámara de Apelaciones y una Cámara Criminal para la investigación y juzgamiento de los adolescentes(…).
Uno de los objetivos de dicha Reforma Penal Juvenil, es poder brindar respuestas a la sociedad y que las causas delictivas cometidas por adolescentes punibles, es decir mayores de 16 y menores de 18 años, sean juzgadas en tiempo y forma por personal especializado.

“Hoy aprendimos mucho, el prejuicio que existe en cuanto a la tasa de criminalidad que tienen los menores en nuestra provincia, es grande. Con un cuadro, el juez Quesada nos explicó la situación y también la función específica de la reforma. Es decir la creación tripartita respeto del actual juzgado de menores, es bajar tres secretarias y juntar los ocho juzgados de menores (dos en capital y seis en el interior) para la creación de tres cámaras dándole un valor agregado a la función que lleva a cabo el juez de menores en la actualidad”, expreso el diputado.
“Nos pareció muy interesante el planteo del juez. Él nos contó que esta junto al Dr. Morabito, desde el año 2011 ejerciendo el cargo de juez de menores y que había un juzgado hecho para aquel momento. Hoy cuenta con tres secretarias, dos ordenanzas y 18 administrativos lo cual sobra. Más allá de generar más estructura lo que hay que hacer es una distribución mucho más equitativa. Esta explicación nos pareció muy buena, es la primera vez que nosotros escuchamos a un magistrado hablar de re estructuración, dotar de tecnología y de cuadros capacitados, cuando nosotros hablamos de dotar de más fondo o de más presupuesto al Poder Judicial”, concluyó.