La suceden el ovejero alemán, el bulldog inglés, el schnauzer miniatura, el beagle, el chihuahua y el caniche toy. Las claves de su éxito en el país.

Por su carácter, su tamaño y por qué no, por ese aspecto tierno que los vuelve únicos. Según datos de la Federación Cinológica Argentina (FCA), en el país se registran unos 70.000 perros de más de 150 razas diferentes por año. Esta categoría está liderada por la raza bulldog francés, ya que sólo en 2015, se inscribieron 11.285 ejemplares.

En el podio, la suceden el ovejero alemán, el bulldog inglés, el schnauzer miniatura, el beagle, el chihuahua, el caniche toy y el dogo argentino, entre otros.

Los orígenes de esta tierna mascota se remontan a la Inglaterra del siglo XIII. Ejemplares de bulldog inglés desembarcaron en Francia y se mezclaron con pugs o terriers (según las distintas versiones).

“Inicialmente eran los perros de los carniceros, por lo que sus orígenes son populares. Luego fueron escalando estratos hasta llegar a las clases altas”, comentó Élida Comercio, veterinaria especialista en la raza y referente de Royal Canin.

En el país, surgieron criaderos hace 20 años, que importaron ejemplares de los criaderos más importantes del mundo, situados en Rusia y Bélgica.

En cuanto a las características que hacen a este perro tan querido por los argentinos, Comercio destacó su buen temperamento, además de su porte robusto y particular expresión. “Es una raza que se lleva muy bien con la gente, con perros y otros animales. Tampoco necesita mucho espacio, su tamaño y condición física lo vuelven ideal para un departamento. Es muy elegido por la gente joven ya que es una raza independiente”, explicó la especialista.

Cómo cuidarlos

El bulldog francés demanda cuidados con los que se debe estar muy atento, ya que su anatomía puede potenciar la aparición de diversas patologías. Al pertenecer al grupo de perros braquicefálicos (cabeza cuadrada y hocico achatado), posee una respiración jadeante y se agita fácilmente. Es primordial cuidarlo del calor y las temperaturas húmedas que pueden ocasionarle un golpe de calor, pudiendo tener consecuencias riesgosas.

Desde la nutrición se puede acompañar el correcto desarrollo del bulldog francés. Tal como dijo la experta, desde la firma Royal Canin -en su centro de innovación en Francia- desarrollaron un alimento que se adapta específicamente a sus necesidades y que está disponible en Argentina desde octubre.

En cuanto a las principales recomendaciones que los especialistas ofrecen para mantener un bulldog francés saludable, además del cuidado nutricional, se encuentran: un paseo diario que lo entretenga y a su vez mantenga en forma sus músculos y articulaciones, una constante hidratación y mucho cariño por parte de sus dueños.