Las cápsulas del tiempo llevan cientos de años entre nosotros. Se trata de recipientes que cuentan con diferentes objetos que son un signo de una determinada época en su interior y son enterrados para ser encontrados en el futuro. El año pasado sacó a la luz varios de estos tesoros en el mundo. Desde una cápsula del tiempo en dónde participó Steve Jobs a la botella lanzada al mar más antigua hasta el momento, varios objetos fueron encontrados.

Sergio Massa, diputado nacional y candidato presidencial 2015 por el Frente Renovador, asistirá hoy en nuestra ciudad a un hecho “trascendente”: junto al intendente Raúl Jalil serán los encargados de depositar la cápsula del tiempo que será abierta dentro de 100 años.

Se supone que cuando está previsto abrirla y, para quienes lo hagan, desentrañará misterios de un pasado relativamente cercano.

Desde esta columna de opinión, queremos poner en el hermético receptáculo, junto a los souvenirs para el futuro, nuestro mensaje:
“11 de julio de 2014
Sergio Massa, recibido como Huésped de Honor por el actual intendente de nuestra ciudad, anda por el país endulzando oídos, prometiendo a cada uno lo que quiere oír. Es capaz de cualquier cosa que le permita estar en los medios. Desde mentir descaradamente respecto a un anteproyecto de reforma al Código Penal diciendo que de aprobarse hoy Videla (el dictador) no estaría preso, hasta prometer al mismo tiempo, aumento a los jubilados, el 82% móvil, aumento generalizado de sueldos con eliminación de retenciones y rebaja de impuestos, menor presión tributaria, para PyMES, trabajadores y clase media.

Massa es un radiador de la política que va pasando la escoba en cuanto lugar haya un disidente, enemigo u olvidado para sumarlo sin importar más nada. Su jefe político es un sindicalista gastronómico catamarqueño, Luis Barrionuevo, quien junto a su esposa le marcan la cancha, le manejan el pequeño bloque de legisladores, le proveen fuerza de choque, al tiempo que lo sindican como que le falta un par de hervores.

Massa es el candidato preferido de las corporaciones, de los medios concentrados y la embajada de Estados Unidos. Lo cual deja a las claras que al “renovador” no le importa el interés nacional.

Para que no queden dudas en donde está y, por sobre todas las cosas, con quien está y por lo tanto para quiénes piensa gobernar si algún día llegaran a elegirlo presidente, viene adelantando las medidas que va a tomar:
-Volver a las AFJP.
-Derogar las retenciones a la producción agrícola.
-Abrir el mercado externo, volver al mercado de capitales, endeudando al país
-Reducir el gasto público.
-Inseguridad: los proyectos que propone ya están en el Congreso, otros son impracticables mientras siga el esquema de Justicia propiciado por los grupos que, casualmente, lo promocionan como su candidato estrella.
-INDEC: ya sabemos que el supuesto “sinceramiento” es una exigencia de aquellos fondos buitres que, por optimismo desmedido en la eternidad de Carlos Saúl, pactaron ese índice en los ’90 como patrón de los intereses en parte de nuestra deuda externa.
-Inflación, su eliminación: La única manera de eliminarla en el capitalismo es con
recesión. Si no hay consumo, los precios bajan.
-Aumento del empleo: en este panorama mundial, las únicas inversiones que generarán empleo serán aquéllas a las que se les garantice bajar el salario real con quitas a la parte que deben poner las patronales para cargas sociales. Así las cosas, al bajar el costo de la mano de obra, habrá baja de precios con un costo social que será, como siempre, socorrido por el Estado, pero en este orden de cosas, por un Estado débil, pues la exigencia de los inversores siempre es la exención impositiva.
Hoy, 100 años después, nadie puede decir que este tipo lo defraudó, ya venía anticipando todo lo que iba a hacer, pese a que fue elegido como diputado se expresaba como candidato a presidente y hablaba como si el domingo fuera elegido presidente y el lunes asumiera.

Hemos llegado al último acto que es cuando caen las caretas y aparece la cruda realidad que es la única verdad.

Esta carta está sobre la mesa, en 2.114 ya se sabe perfectamente quien fue quien, si alguna duda quedaba, los hechos lo han aclarado perfectamente”.

Mesa Provincial del Partido Intransigente