Ocurrió en una vivienda de calle Pedro Agote al 1700, donde un vecino percibió movimientos bajo su cama y descubrió a un joven ladrón, que luego redujo y entregó a la policía.
Los efectivos de la Seccional Octava llegaron al lugar, donde el propietario, un hombre de 36 años, puso a disposición del personal a un adolescente de 15, a quien habría sorprendido in fraganti oculto debajo de una cama, con intensiones de cometer un robo.
Durante la requisa, los policías encontraron entre las prendas de vestir del demorado un teléfono celular marca ZTE de color negro, que quedó en calidad de secuestro. Se dio intervención al Juzgado de Menores en turno, a cargo del Dr. Rodrigo Morabito, quien impartió las directivas a seguir, en tanto que el damnificado fue invitado a radicar la denuncia penal correspondiente en la Unidad Judicial Nº 8.

Los comentarios están cerrados.