El ingreso de Antonio Banderas el fin de semana a una clínica suiza para someterse a una serie de chequeos cardíacos despertó el alerta en el mundo del espectáculo.

Sin embargo, fuentes cercanas al actor español, aclararon que “no está internado” y pidieron que “no se dramatice” la situación.

Lo que sí es cierto es que la estrella de cine se encuentra realizando un tratamiento a raíz de varios episodios que incluyeron una internación de urgencia en enero, luego de que manifestara dolores en el pecho en uno de los últimos vuelos que realizó.

Los rumores sobre el estado de su salud surgieron tras el viaje que realizó a Ginebra con su actual pareja, Nicole Kempel, y la visita al centro hospitalario, que habría sido solamente para “una puesta a punto”, que no está vinculada a ningún cuadro de gravedad.

Para alejar aún más las versiones existentes, Banderas subió un video en Instagram en el que se lo ve practicando escalada y en el cual anuncia que su próxima parada es Málaga.

Los comentarios están cerrados.