Se intentó tapar. Pero fueron muchos los testigos del incidente que lo dieron cuenta a modo de rumor en la jornada de ayer y que DATAMARCA lo confirmó con testigos presenciales.

El hijo del presidente de la Cámara de Diputados, Marcelo Riverá se trenzó en una discusión y luego golpeó a un ciudadano que había concurrido a la Cámara baja a pedir una ayuda económica.

El hombre, de apellido Amaya, fue por enésima vez en busca de Rivera, legislador del Frente Tercera Posición que lidera el gastronómico Luis Barrionuevo, pero cuando le dijeron que supuestamente estaba “en reunión”, habría comenzado a levantar la voz y vociferar.

Esa actitud desesperada y mendingante, lejos de se comprendida, habría generado la violenta reacción del hijo de Rivera, quien se desempeñaría como Secretario General de la Presidencia, que a los empujones lo habría sacado de la Presidencia por lo pasillos por la escalera de incendio, ante la mirada atónita de empleados e incluso de legisladores del Frente Cívico y Social -socios del barrionuevismo- que también guardaron silencio ante el grave incidente.

Los golpes de puño habrían quedado registrados en las cámaras se seguridad de la institución, incluso la rápida intervención de personal de esa área impidió que el joven -que sería promotor de boxeo- complete su cometido y siga golpeando a Amaya, que sin nada en las manos y golpeado fue echado del edificio.

Seguramente la politización del “Caso Alaniz” tapará el hecho, que en otra circunstancia hubiera generado un escándalo.