Una familia de la localidad Alto la Sierra en Salta, mantiene a uno de sus hijos de 14 años, con problemas neurológicos, encerrado en una jaula desde hace cuatro años para que no se pierda.

El papá del adolescente, que ahora tiene 14 años, señaló que no saben cómo contenerlo. “A él lo operaron cuando era chiquito, pero tiene problemas en su cabeza. No habla”, dijo. La enfermedad se agravó con el paso del tiempo y la distancia y la falta de recursos impidieron que pudiera volver a consultar con un especialista.

“Necesitamos que nos ayuden, necesitamos que venga un médico a verlo. Nosotros no podemos llevarlo a ningún hospital porque no contamos con los medios para hacerlo”, pidió el hombre y remarcó: “Si lo dejamos libre, sale corriendo y se escapa. Es capaz de desaparecer”.