Gladys “La Bomba Tucumana” se quebró ante las cámaras al hablar del difícil escenario de violencia que vivió durante su infancia.

Primero la cantante confesó en la mesa de Mirtha Legrand, que u padre era alcohólico y violento, sin embargo, una de sus hermanas, Olga, salió a defender a su padre, argumentando que el hombre “era golpeador, pero para la época era normal”.

Aún más dolida, Gladys contó: “Mi papá era un asesino. No de personas, quiero aclarar, era un policía asesino con su familia, asesino con sus hijos, se sacaba un cinto de policía que tenía una hebilla ‘así’ y nos daba, nos daba con un látigo”.

Luego agregó que “traía una mujer distinta cada día” y les daba “un poco de polenta dura en un plato”. “Era alcohólico y borracho”, remarcó.

“Para mí, mi padre no es ningún héroe, es un criminal que la maltrató a mi madre, que la golpeó hasta más no poder ¿Se olvidaron? Una vez quiso matar a mi madre con un arma, con su arma reglamentaria, en el cumpleaños de quince, de ella, de Olga (por su hermana)”, recordó.