Si entre las propiedades que posee el mundo hemos encontrado las del orden, simetría y armonía (es decir, una disposición de la belleza), el alma humana, en tanto condensa las manifestaciones del cosmos, tiene que poseer una cierta simpatía interior para captar y comprender  este orden, simetría y armonía de las cosas; es lo que se denomina Concepto de Belleza.

 

Este concepto está determinado por un sin número de factores extrínsecos e intrínsecos, es decir por un equilibrio entre los objetivo y lo subjetivo.

 

Los griegos llamaban enthousiasmos a este sentimiento de compenetración y simpatía, y podríamos decir que de este entusiasmo surge la inspiración que habrá de revelarse en cada hora.

 

A menudo se compara al cirujano plástico con el artista plástico, porque ambos hablan el lenguaje de la belleza, pero en tanto que en la obra de arte la belleza tiene finalidad inminente, es decir el mero propósito de exhibirse, la que logra el cirujano plástico en el ser humano tiene una finalidad trascendente, como es la de armonizar el cuerpo con el espíritu, estableciendo una paz y una concordancia interior que le permite al paciente reencontrarse con su propia imagen y lograr un equilibrio con el mundo que lo rodea, en todos los aspectos. Por eso podríamos decir que la belleza es una de las condiciones de la felicidad.

 

Es bien sabido que cada raza que compone la gran familia de nuestro planeta posee su propio Concepto de la Belleza, y que además éste va mutando con la idiosincrasia y la filosofía de la época, tal cual lo traduce el axioma filosófico que dice “Lo único que no varía es que la vida siempre varía”.  Aún dentro de una misma raza, podríamos afirmar que cada ser humano tiene su propio Concepto de la Belleza conforme a su temperamento, cultura y sensibilidad, que han determinado su manera particular de mirar, concebir y sentir el mundo, de razonar y juzgar.

 

Para decir si una persona u objeto es bello o no, todo nuestro intelecto y nuestro instinto se ponen en movimiento para estudiar la relación de las partes entre sí y con el todo y del todo con cada una de sus partes; si este trabajo es fácil, si esta imagen tiene carácter y armonía a la vez, si está de acuerdo con el Concepto que nos hemos formado de la Belleza, producirá en nosotros un sentimiento de placer. Santo Tomas decía que hay belleza en todo aquello que agrada a los sentidos, o sea que establecía una estrecha relación entre el objeto y la sensibilidad personal.

 

Y si bien es cierto que muchos poseen una facultad innata para sentir y distinguir la belleza, también es cierto, como decía Carrel, que el Concepto de Belleza puede cultivarse y desarrollarse de la misma manera que ocurre con los conocimientos científicos. Por eso es necesario el deber y la importancia de cultivar el espíritu y la mente permanentemente para poder distinguir donde reside la belleza del ser humano, quizás la más misteriosa y fascinante del mundo. Consultado al respecto el Dr. Ivo Pitanguí  responde: “No sé qué es la belleza, quizás no exista, o está ahí adentro de cada uno, ahí donde no llega mi bisturí”. Es necesario que aquel que ha escogido esta especialidad, comprenda que no bastan los conocimientos científicos para que la obra trasunte belleza, pues los conocimientos se basan en la táctica y la técnica, en tanto que la belleza esconde su ley en una manifestación sensible. Es necesario saber y sentir.

 

Cuando los elementos que conforman el todo no guardan entre si armonía, decimos que se hallan en desorden y este desorden constituye en definitiva “La fealdad” y es precisamente el Cirujano Plástico quién tiene la excelsa misión de encontrar el orden en el desorden, restableciendo la proporción, la armonía, haciendo resplandecer la belleza escondida, para que todos puedan verla y para lograr esto es necesario además de los conocimientos científicos un desarrollado y refinado Concepto de la Belleza.
CelinDr. Celín A. Quintar –  Especialista Universitario en Cirugía General y Plástica. (MP.2176 – M.E. 1024 – M.E. 1094)  Consulta 3834-255531 – SFVC – Pagina Web: www.celhay.tripod.com