El reconocido actor argentino Darío Grandinetti habló sobre el balotaje del próximo 22 de noviembre y dijo que se siente con miedo porque vuelvan al país las políticas neoliberales que no sólo han azotado a nuestro país en décadas pasadas sino también a otros países del mundo.

“Yo sí tengo que miedo. No se ha instalado una campaña del miedo, lo único que uno hace es repetir lo que ellos están diciendo. Es la primera vez que escucho que una campaña política se basa en el ajuste, en la devaluación, en la hiperinflación”, se mostró sorprendido el actor con respecto a las medidas anunciadas por integrantes de Cambiemos.

“Yo digo: se les habrá escapado, no han podido evitarlo o creen de verdad que esto va a prender en el electorado. ‘Votame porque te voy a aumentar el 60% de todo’. Ya antes han logrado que aumente la harina, el pan, el boleto de transporte en Córdoba. ¡Y todavía no han ganado! Agarrate Buenos Aires cuánto va a costar eso”, advirtió Grandinetti.

“Uno ve lo que pasa en el mundo con las políticas neoliberales y tengo miedo que va a ser muy grave, tengo miedo de volver a tener ganas de vivir en otro país, pero hoy no hay a donde irse. En 2001 podías irte a España, hoy no. Vamos a estar jodidos”, remarcó en el supuesto caso de un triunfo de la alianza entre macristas, radicales y carriotistas.

El prestigioso artista definió a Cambiemos como “una corriente política a la que no le importan las mayorías”, y subrayó la descalificación que hace de los referentes populares: “Todo líder político que apunte a las mayorías es tildado de populista como si eso fuera sarna o lepra, como si las medidas populares ayudaran a embrutecer: piden que ‘no les des subsidios, dale trabajo’, y a la vez ‘no les des universidad’. Hermano, no somos tan tontos”.

En diálogo con Radio AM 750 (Buenos Aires), Grandinetti rescató el rol de la militancia en la campaña oficialista: “Noto una reacción de la militancia, de los jóvenes, de la gente, los autoconvocados. Estoy en Rosario, hay movidas en las plazas, anoche participé de un encuentro en un bar de una corriente política nueva, hay una movilización y cierto grado de toma de conciencia que me hace ser más optimista que el día de la elección. Ya hemos arrancado los argentinos, ahora no podemos parar ni ir para atrás”.

Reconocido kirchnerista, el actor recordó sus orígenes radicales: “Yo soy kirchnerista porque fui alfonsinista. Es una continuidad. En los últimos tiempos, los programas periodísticos kirchneristas muestran más archivos de Alfonsín que de Perón y Evita. Se lo ve a Raúl pelear con las mismas corporaciones con las que han peleado Néstor y Cristina”.