Denunció que lo amordazaron pero se descubrió que el que estuvo detenido era su padrastro. El robo ocurrió en marzo.

Franco Gordillo, el sereno de la Escuela Juan Pablo II, había fingido ser víctima de un asalto armado por parte de cuatro individuos en un hecho ocurrido en marzo pasado. Por el hecho se había detenido e imputado a un sujeto que recuperó la libertad tras el pago de una caución. Un mes después, y por casualidad, la policía encontró en la casa de Gordillo al sujeto que había estado detenido por el hecho. Gordillo fue detenido e imputado por “falsa denuncia”.

El asalto a la escuela ubicada frente a la plaza de Choya ocurrió en la madrugada del 20 de marzo. Según lo había manifestado en su denuncia Gordillo, se encontraba custodiando las instalaciones cuando observó que desde la parte trasera ingresaron corriendo cuatro sujetos, los cuales fueron directamente hacia él para amenazarlo y obligarlo a que se pusiera boca abajo.
Gordillo dijo además que uno de los delincuentes tenía un arma de fuego, con la que lo amedrentó para que no se levantara y no les mirara el rostro. Contó que lo maniataron y así los ladrones se dirigieron por varias dependencias del establecimiento y tras destrozar las puertas se apoderaron de una computadora completa, un dispenser de agua, tizas, borradores y otros elementos.

Cuando los sujetos se marcharon, el sereno dijo que pudo quitarse solo las ataduras y avisar la policía. En tanto alrededor de las 4.15 de la misma madrugada policías de la Comisaría Cuarta que recorrían la jurisdicción observaron a una persona en un descampado a unos 500 metros al Oeste de la escuela. Tras demorar al sujeto y realizar una recorrida entre la maleza encontraron la computadora, un proyector, una cafetera, una caja de herramientas, dos taladros, un dispenser de agua blanco, una luz de emergencia, elementos de limpieza, librería y de laboratorio, y otros elementos que posteriormente se supo que habían sido robados de la escuela.

El arrestado fue identificado como Eric Ruarte y pasó a calidad de detenido e imputado del delito de “robo”.

Descubierto

Tras un mes del hecho y casi por casualidad, personal de la Comisaría Cuarta que se había presentado a una casa de la jurisdicción a cumplimentar una visita que se realiza en forma periódica para controlar el arresto domiciliario de un menor, descubrió el ardid.
La visita era en la casa de una mujer de apellido Gordillo. Cuando la policía llegó encontró en el lugar a Eric Ruarte, quien había estado detenido por el hecho. Por averiguaciones determinaron que Ruarte era pareja de Gordillo, quien era madre del sereno. En otras palabras, Ruarte habría asaltado a su hijastro.
Ante el descubrimiento la policía puso en conocimiento al fiscal Víctor Figueroa, a cargo de la causa, y se ordenó la inmediata detención del sereno. La medida se cumplimentó el fin de semana pasado.
El sereno Franco Gordillo fue imputado del delito de “falsa denuncia”.

 

Fuente: El Ancasti