El gobierno de los Estados Unidos anunció este jueves su decisión de retirarse de la Unesco como miembro permanente, debido a la “necesidad de una reforma fundamental” y la “continua parcialidad anti israelí”, según explicaron en un comunicado.

La directora general de la Unesco, Irina Bokova, manifestó que la decisión de Estados Unidos de retirarse de la organización, después de haber suspendido ya en 2011 el pago de sus contribuciones, es una “pérdida para el multilateralismo y para la familia de Naciones Unidas”.

La responsable de la organización de la ONU para la Educación, la Cultura y la Ciencia confirmó en un comunicado que el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, le notificó oficialmente esa decisión, que ella “lamenta profundamente”.

“En el momento en que la lucha contra el extremismo violento pide una inversión renovada en educación y en diálogo intercultural para prevenir el odio, es profundamente lamentable que EE.UU. se retire de la agencia de Naciones Unidas que se ocupa de estos asuntos”, consideró la directora.

En Washington, el Departamento de Estado anunció oficialmente su decisión de retirarse de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y su deseo de establecer una misión permanente como país observador ante ese organismo.

“La universalidad es esencial para la misión de la Unesco, para construir la paz y la seguridad internacionales frente al odio y la violencia, con la defensa de los Derechos Humanos y de la dignidad humana”, destacó Bokova en un comunicado.

Estados Unidos dejó de financiar la Unesco en 2011 cuando la agencia admitió a Palestina como un estado miembro.

Y en julio pasado advirtió que estaba revisando sus relaciones con este organismo, calificando de “afrenta a la historia” su decisión de declarar la ciudad vieja de Hebrón, en Cisjordania ocupada, “Patrimonio Mundial en peligro”.