El estudiante involucrado en el polémico caso, negó que hayan dañado automóviles durante los incidentes del miércoles pasado, en la plaza 25 de Mayo. El chico fue baleado en una de sus piernas y ayer desmintió al Jefe de Policía negando que se hayan provocado destrozos en los automóviles estacionados. “Se intenta justificar el accionar policial”, sostuvo.

En declaraciones a diario El Ancasti, el adolescente de 16 años que fue el más afectado por las balas de estruendo salió al cruce de las declaraciones del comisario Orlando Quevedo y que fueran publicadas en la edición de ayer. El estudiante dijo que era “una pura mentira” que hayan provocado daños en los automóviles que estaban estacionados.

“Si hubiera sido así, hubieran detenido a los que rompían los autos. Eso nunca sucedió“, aseveró. Según le manifestó a este Multimedio, los dichos de Quevedo corresponden a un intento de justificar la agresión policial.

La máxima autoridad policial había declarado que había actuaciones confeccionadas por los uniformados que participaron del incidente, en los que se daba cuenta de que los adolescentes habían arrojado piedras que terminaron provocando daños en los autos estacionados.

El caso se conoció el jueves de la semana pasada luego de que se viralizaran unas fotos en las que se mostraba como había afectado a un adolescente el disparo de unas balas de estruendo en sus piernas. Los jóvenes habían estado festejando el egreso en la plaza 25 de Mayo, pero fueron obligados a abandonar el lugar por la Policía, por lo que decidieron dirigirse hasta el paseo La Alameda.

Los incidentes ocurrieron en la esquina de Ayacucho y Mate de Luna en donde se produjo el ataque policial que quedó registrado mediante fotografías que prontamente fueron compartidas en las redes sociales.

Meme de burla

Desde el fin de semana comenzó a circular un meme que ridiculiza al joven baleado y relativiza el incidente ocurrido el miércoles último en el centro de la Capital.

“Dejá de llorar gordo maricón”, es la frase colocada sobre una foto en la que se ven las piernas lastimadas del estudiante de la escuela José Cubas. Al lado se exhibe otra foto de una persona baleada en el tórax y en el abdomen que está acompañado con la leyenda “cartucho con sal”.

Él o los autores del meme, que fue compartido por policías, intentaron hacer una comparación con los daños que provocan las balas de sal, como habían sido denunciados en un primer momento, con los efectos de los proyectiles utilizados por los uniformados el día del incidente.

A raíz de este episodio, la Jefatura Policial resolvió apartar de la fuerza a cuatro uniformados a quienes se les abrió un sumario administrativo para poder deslindar responsabilidades.