El presidente Mauricio Macri, se comprometió a revisar el aumento. Jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares subirán 12,65% pero el incremento debió ser de un 14%.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, aseguró que Macri “se comprometió a revisar el aumento a las jubilaciones con los miembros del Congreso”, luego de que el anuncio por la suba de jubilaciones fuera cuestionado por aliados oficialistas y opositores.

Peña explicó que es necesaria la intervención del Congreso porque “la ley dice una cosa y la reglamentación otra. Habría que modificar la ley”, sostuvo y explicó que “La ley define un índice que se reglamenta. Esa reglamentación a nuestro entender está mal hecha”. De todas formas adjudicó a “chicanas y mala información” la polémica que desató el cambio en la fórmula de movilidad jubilatoria.

“Fue un error no haber sometido antes al Congreso el tema de Correo”, admitió por su parte Mario Quintana, coordinador del gabinete económico del Gobierno.

Los detalles

Ayer a media tarde, la Anses anunció que los haberes previsionales y los pagos por hijo y otras asignaciones familiares subirían un 12,65%, con lo cual la jubilación mínima pasaría de $ 5661 a $ 6377 y la máxima, de $ 41.474 a $ 46.721. De hecho, el organismo previsional ya tiene hechas las liquidaciones para los pagos de marzo con la aplicación de ese nivel de incrementos, con lo cual si hay una marcha atrás en la nueva disposición eso obligaría al organismo a hacer una compensación posterior.

De no aplicarse la nueva resolución oficial, la suba de las jubilaciones sería del 12,96%. Y las prestaciones mínima y máxima llegarían a $ 6394,6 y $ 46.849 en cada caso.

Horas antes de que se produjera una fuerte reacción política en el Congreso contra la resolución, el director ejecutivo de la Anses, Emilio Basavilbaso , explicó que las modificaciones fueron hechas para que el cálculo sea exacto, ya que con la metodología usada hasta ahora hay una “pequeña” sobreestimación de los porcentajes. Concretamente, según las explicaciones oficiales, la metodología aplicada hasta ahora sobrevalora la variación de la recaudación de los recursos tributarios que se destinan al pago de jubilaciones . Y entonces, no se refleja fielmente la evolución en la disponibilidad de recursos.

En el organismo previsional insistieron en que no se había realizado un cambio de la fórmula, que está fijada por ley, sino en la reglamentación. Pese a ello, en un momento de la noche había trascendido que Macri podría mandar el tema al Congreso, donde se originó anoche el rechazo. Fue en la Cámara de Diputados, justo cuando se estaba por votar la ley para reformar el régimen de riesgos del trabajo (ART). La aprobación de esa iniciativa estuvo, de hecho, a punto de naufragar.

El rechazo a la medida provino tanto de la oposición como del oficialismo. La más dura fue Elisa Carrió, que planteó una cuestión de privilegio “contra el Poder Ejecutivo” y, a la salida del recinto, anticipó que si no había marcha atrás, pediría la renuncia de Basavilbaso.

El director de la Anses había destacado que el porcentaje de movilidad sería superior a la inflación del segundo semestre de 2016 (8,8%, según el Indec) y a la variación de precios proyectada por el organismo para el período de septiembre a marzo. En 2016 los aumentos a las jubilaciones dados en marzo y en septiembre acumularon un 31,7%, frente a una inflación muy superior, estimada en el 40 por ciento.

Más allá de cuál sea finalmente el porcentaje, ésta será la primera vez que el sistema de la movilidad impactará sobre el impuesto a las ganancias: la reciente ley de modificación de ese tributo estableció que, aunque deben cumplir algunas otras condiciones, en líneas generales no tendrán el descuento impositivo quienes cobren hasta seis jubilaciones mínimas. En marzo, esa base pasa de $ 33.966 a una cifra que, en cualquier caso, será superior a $ 38.000.

Los comentarios están cerrados.