Tras conocerse la detención de Ariel Alanís, el sujeto que se encontraba prófugo desde hace más de un año y medio, Relaciones Institucionales de la Policía informó que,  mientras se llevaba a cabo el procedimiento, un abogado de Alanís habría intentado entorpecer el procedimiento agrediendo al personal policial a quienes les arrojó botellas de vidrio y les propinó golpes de puño y patadas, por lo que fue reducido y retirado del lugar en la unidad móvil de la Comisaría Quinta.

Mientras era subido al móvil de la Seccional, se presentó otra persona del sexo masculino quien dijo ser también abogado, intentando impedir que se lo llevaran y amenazando al personal interviniente que perderían el puesto de trabajo  debido a sus fuertes influencias que poseía e intentó agredir físicamente a los uniformados, por lo que también fue aprehendido y trasladado a la dependencia policial.

Finalmente, cuando uno de ellos era ingresado a la base de la División Investigaciones se habría autolesionado, propinándole un cabezazo al vidrio de una ventana que resultó dañado.

Por este hecho, se dio intervención a la Unidad Fiscal de Delitos Correccionales, Navarro Foressi,  desde donde se impartieron las medidas a adoptar.

 

Fuente: Diario El Ancasti