Nacionales

Hoy cumplía años su hija y su mujer está embarazada: quién era el chofer asesinado

Tenía 26 años y trabajaba en la línea 620 de una empresa de colectivos, en Buenos Aires.  Los agresores le pegaron dos balazos y escaparon. Hoy su hija cumplía cuatro años. Trabajó ayer para poder pasar el día junto a la pequeña.
Leandro Miguel Alcaraz fue asesinado el domingo de dos disparos por dos criminales que lo remataron al descender del interno 103 de la línea 620. Por el episodio aún no hay detenidos y sus compañeros realizaban un gran paro para exigir Justicia y más medidas de seguridad.

El joven de 26 años era colectivero y había ingresado hace tres años y medio a la empresa. Hace poco tiempo había comprado su casa, en el kilómetro 45 de la ruta 3; como la vivienda aún no estaba terminada, trabajaba horas extras cada vez que se presentaba la posibilidad, para poder juntar el dinero y terminarla.

Este domingo, Alcaraz tenía franco pero decidió trabajar por una razón muy especial: su hija cumple 4 años hoy y él deseaba pasar el día con la pequeña.

En la tarde, alrededor de las 18, dos hombres se subieron al colectivo que manejaba y se trenzaron en una discusión con Alcaraz, debido a que no tenían la tarjeta SUBE para pagar el boleto. El chofer les permitió viajar, pero unas cuadras después cuando estaban por descender se acercaron y dispararon dos veces: una de las balas ingresó en el cráneo, mientras que la otra impactó en el tórax.

El joven murió minutos después. No alcanzó a llegar con vida al hospital Evita, a donde un pasajero lo trasladó en el mismo colectivo.

“Día a día estamos sentados al lado de un pasajero que tiene un arma encima y nadie sabe y nadie revisa y termina en esto. Alguien que no quiere pagar un boleto y pierde la vida un inocente. Se deja a toda una familia destrozada y estas personas delincuentes están libres”, dijo Margarita, tía de Alcaraz, en diálogo con C5N.

“Todos los días vivimos con terror en Virrey del Pino. Nuestros hijos están desprotegidos. Hay jóvenes que viven en la delincuencia, en la drogadicción, que salen con un arma”, agregó.

Margarita agradeció a las personas que socorrieron a su sobrino dentro del colectivo y lo llevaron al hospital, pero pidió la colaboración para que si fueron testigos y pueden ayudar a identificar a los autores del asesinato, se presenten a declarar.

“Pido que se acerquen a la comisaría, que si los vieron y reconocen a estos delincuentes que estuvieron arriba del colectivo y cometieron este salvaje crimen, que por favor se acerquen y nos ayuden a que los puedan encontrar. Porque no pueden estar libres, tienen que estar presos”, dijo.

Afirmó que “la gente no quiere hablar porque tiene miedo, porque estas personas son del barrio”.

“La justicia no hace nada, los jueces no hacen nada, el presidente no hace nada. Estamos desprotegidos”, concluyó.