CatamarcaReligiosasUltimo MomentoVariadas

Imponente muestra de amor a la Madre del Valle 

El casco céntrico de San Fernando del Valle de Catamarca fue el epicentro ayer, de una multitudinaria manifestación de amor a la Santísima Virgen, en su advocación de Nuestra Señora del Valle.
La Solemne Procesión marcó el cierre de las festividades marianas, enmarcadas en el Año Diocesano de la Piedad Popular, camino al Jubileo por los 400 años del hallazgo de la Sagrada Imagen, jalonadas con importantes acontecimientos como los 323 años del traslado de la Virgen desde Valle Viejo a la ciudad capital; el 127° aniversario de la Coronación Pontificia; y el Primer Encuentro de Sacerdotes del NOA, quienes homenajearon a la Madre Morena en la Ermita de San Isidro y en la Gruta de Choya. También en este año, la Guardia de Honor de los Granaderos a Caballo llegó a rendir su tributo a la Reina del Valle.

La ceremonia comenzó pasadas las 17.30 con la salida de la Imagen cuatro veces centenaria en la urna portada por miembros de Infantería de la Policía de la Provincia, acompañada por el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanč, el clero catamarqueño y de otras jurisdicciones eclesiásticas, junto a miembros de agrupaciones gauchas, desde el presbiterio hasta el atrio del Santuario. Allí recibió el saludo de las delegaciones de peregrinos con banderas, carteles, globos coloridos, misachicos, parroquias, instituciones civiles y eclesiales, que pasaron frente a la Madre Morena rindiéndole un cálido y emocionado homenaje. Entre cantos y vivas se desplazaron por calle Sarmiento continuando por República precedidos por la Cruz procesional.

Tras el paso de cerca de 80 delegaciones, Mons. Urbanč ubicó la Sagrada Imagen en la urna adornada con flores, llevada por personal de Gendarmería Nacional, para dar inicio a la Solemne Procesión. Inmediatamente, el Obispo se encolumnó junto con los sacerdotes, religiosas y religiosos, para caminar junto a la Madre del Valle, acompañados por los sones de la Banda de Música de la Policía de la Provincia.
Frente a la Casa de Gobierno, se sumaron a la marcha procesional las autoridades provinciales, encabezadas por la Gobernadora de Catamarca, Dra. Lucía Corpacci; municipales, legislativas provinciales y municipales, judiciales y de las fuerzas de seguridad.

La alegría del encuentro con la Madre se expresó a través de los cantos acompañados por los aplausos, que se hicieron sentir a lo largo del trayecto, que comprendió calle República hasta el Paseo General Navarro, más conocido como La Alameda, o Plaza de la Coronación, regresando por San Martín, Rivadavia y República hasta el Paseo de la Fe.
Durante la marcha procesional se rezaron los misterios del Santo Rosario meditando sobre la piedad popular, se elevaron súplicas por los niños, ancianos, enfermos, por el valor de la vida protegiendo tanto al niño por nacer como a la madre. A lo largo del trayecto la Virgen Morenita recibió expresiones de gratitud, pedidos, alabanzas y muestras de profundo amor.

Junto a los Granaderos a Caballo

Luego de girar alrededor de la plaza 25 de Mayo, arribó al Paseo de la Fe escoltada por la Guardia de Honor de los Granaderos a Caballo, siendo recibida por la Banda de Música de la Policía de la Provincia, entre pañuelos al viento, vivas pronunciados entre lágrimas de emoción, oraciones y cánticos animados por el ministerio de música Yanai.
Frente a su Santuario fue traslada desde la urna procesional hasta el trono festivo, desde donde presidió los actos de cierre, con el mensaje final del Obispo Diocesano, la entonación de las estrofas del Himno Nacional, el arriamiento de la Bandera argentina y la bendición papal.
El momento culminante se dio cuando el trono con la venerada Imagen fue trasladado hacia el interior del Santuario. Ya en brazos del Obispo Diocesano fue llevada de regreso a su Camarín, donde diariamente recibe la veneración de sus hijos.