CatamarcaPolicialesUltimo Momento

Investigan caso de abuso en el Centro y un intento de rapto en zona Norte

Dos graves hechos contra la integridad sexual de una niña y una adolescente trascendieron ayer en los pasillos de la fiscalía General.

Los casos que son investigados bajo un gran hermetismo por las autoridades judiciales fueron denunciados la semana pasada por los padres de las víctimas. Según se supo, la justicia trabaja insesamente para dar con el paradero del abusador de la adolescente y del frustrado raptor de la niña.

El Código Penal Argentino en su artículo 130 define a la figura del rapto como la acción de sustraer o retener a una persona para menoscabar su integridad sexual, valiéndose de la fuerza, de la intimidación o del fraude y fija a su autor una pena de uno a cuatro años de prisión.

El abuso sexual

Uno de los graves hechos denunciados fue el abuso sexual a una adolecente de 16 años, de quien por razones obvias no se darán a conocer sus datos personales.

De acuerdo a la información a la que pudo acceder LA UNION, el jueves a las 22.30 horas un hombre se presentó ante las autoridades judiciales y denunció que su hija había sido víctima de abuso sexual.

Según se supo, aquel día alrededor de las 21:00 horas, la adolescente ingresó al hospital de niños Eva Perón con signos compatibles a un abuso sexual.

Los profesionales que la asistieron le practicaron el protocolo de abuso que arrojó resultado positivo. Quedando la joven internada en observación.

Desde el hospital informaron del ingreso de la adolescente a la policía y al personal judicial quienes arribaron al centro de salud y se entrevistaron con la adolescente y su padre.

Denuncia

De acuerdo a lo trascendido la adolescente habría contado que alrededor de las 20:30 horas cuando regresaba de sus actividades de un Colegio céntrico fue abordada por un desconocido en la vereda sur de la esquina de calles Esquiú y Sarmiento. Bajo amenazas y contra su voluntad el sujeto la introdujo dentro de la galería que hay en dicha esquina -a solo cien metros de la Casa de Gobierno donde funciona una comisaría- y la sometió sexualmente. Luego, la dejó y se fugó, según recordó la víctima.

Luego del violento ataque, la estudiante se habría dirigido hasta una farmacia a metros del lugar del hecho donde habría adquirido la píldora del día después, la que ingirió al llegar a su casa. Luego le contó a su madre lo sucedido.

Inmediatamente, la estudiante acompañada por su padre fueron al hospital de Niños y luego él realizó la denuncia correspondiente.

Informada del hecho, la fiscal Miriam López ordenó una serie de medidas, entre ellas, que se le proporcionara a los investigadores el registro de las cámaras de seguridad ubicadas en las inmediaciones del lugar del hecho. El propósito es verificar si alguna cámara captó cuando la adolescente fue abordada por el depravado, de quien la chica dijo que no lo reconocería de volverlo a ver.

Tiene 8 años y evitó ser raptada

Transcurría la tarde del jueves pasado cuando la pequeña de 8 años de quien no daremos a conocer su nombre, forcejeó y logró zafarse de su captador. Llorando llegó a su domicilio y contó a su madre que cuando caminaba sola, de regreso a su casa, en el barrio La Esperanza, en el norte de la ciudad, se le acercó un hombre. El sujeto, al que dijo no conocer, la tomó de uno de sus brazos e intentó llevarla hasta un automóvil que estaba detenido al costado de la calle, donde pudo ver que había otra persona mayor de edad y un niño.

La pequeña se resistió al rapto y forcejeó con el sujeto, a quien logró morderle una de sus manos. Así logró que la soltara y pudo salir corriendo. Como el hecho sucedió a la vuelta de su casa, la pequeña llegó de inmediato a la vivienda y le contó sollozando lo que le había sucedido a su madre. Esta de inmediato se dirigió junto a la niña a la Unidad Judicial y denunció el hecho. La pequeña recordó que se trataba de un auto de color gris.

Fuente/La Unión