Los catamarqueños recordamos en esta fecha el triunfo del Frente para la Victoria (FPV) sobre el Frente Cívico y Social, del 13 de marzo de 2011, un día que quedará grabado para la historia política de la provincia como una de las victorias más significativas de los tiempos democráticos; la primera de una fuerza política desde la oposición y en el llano, respaldada por la mayoritaria voluntad de la ciudadanía, para que la Dra. Lucía Corpacci sea ungida como la primera gobernadora de esta provincia electa por el voto popular.

Un resultado electoral que significó además el retorno del Partido Justicialista y sus aliados del FPV a la administración provincial después de más de 20 años de hegemonía radical, a través del Frente Cívico y Social.

Demasiados valores como para que pase desapercibido, aunque las presentes circunstancias que a traviesan la provincia y, particularmente, los hermanos de distintos departamentos afectados por devastadoras consecuencias climáticas, impidan celebrar aquel acontecimiento electoral con una convocatoria festiva.

No son tiempos de celebraciones, sino de renovar el compromiso adquirido aquel 13 de marzo de 2011, y que no es otro que el de estar al lado de la gente, del pueblo, de quienes menos tienen y más necesitan, como siempre practicó –desde su primer día gestión- nuestra conductora en el gobierno provincial y el Partido Justicialista, la compañera Lucía Corpacci.

De allí que el deber de hoy no sea el de una simple recordación para evocar el resultado de una elección. La responsabilidad de esta hora nos hace ponernos, con nuestra Gobernadora a la cabeza, al lado de los comprovincianos que están atravesando momentos de dificultades derivados de las inusitadas inundaciones y crecientes, que han dañado miles de viviendas, como innumerables tramos de rutas y caminos, y deteriorado gravemente vitales instalaciones de servicios públicos, que afectan las provisiones de energía eléctrica y agua, por ejemplo, a gran parte de la comunidad catamarqueña.
La convocatoria de hoy, más que nunca, es la de retemplar los espíritus, seguir de pie y alertas ante la adversidad, procurando las más rápidas y efectivas soluciones.

El gobierno de la provincia, junto a todas las fuerzas políticas que lo integran, tiene cabal conocimiento de las gravísimas circunstancias por las que estamos atravesando, pero a la vez está convencido de la imperiosa necesidad de restablecer el funcionamiento de los servicios básicos de la manera más perentoria posible. Contamos para ello con el trabajo responsable y denodado de los obreros, técnicos y funcionarios de la provincia y los municipios afectados, y también con la comprensión y solidaridad del Gobierno Nacional, que como en tantas ocasiones está asistiendo a Catamarca en sus requerimientos de obras y soluciones para nuestro querido pueblo.

El clamor popular que cuatro años atrás convirtió a Lucía Corpacci en Gobernadora de Catamarca, es el mismo que hoy la alienta a redoblar todos los esfuerzos y a perseverar en el trabajo militante para seguir avanzando en la tarea inclaudicable de forjar una provincia de esperanza y paz para todos los catamarqueños. Y los peronistas, como todos quienes nos aunados en el FPV, reiteramos la inquebrantable decisión seguir sosteniendo las banderas triunfales de aquel 13 de marzo, por una provincia y pueblo cada vez más grandes y felices.

Partido Justicialista de Catamarca