Ocurrió en Langkawi, Malasia. En pleno funeral, el felino tuvo una inesperada reacción.