El Partido Intransigente de Catamarca expresa su repudio ante la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos de ratificar el fallo del juez Thomas Griesa que rechazó la demanda argentina y reconoce el derecho de los fondos buitre de reclamar el pago en efectivo del total del valor nominal de los bonos comprados después del default de 2001.

Esta es una demostración más del poder financiero y sus intentos de dominación sobre los países y sus pueblos y es nuestro deber ser parte comprometida en esta lucha que lleva adelante la Jefa de Estado, en férrea defensa de la soberanía nacional.

Hace unos días en el marco de la cumbre del G-77 más China, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner subrayó la “fragilidad que implica tener un orden mundial basado en poderes hegemónicos, y en una falta de abordaje racional de los problemas del mundo”.

Es fundamental recordar que los bonos no fueron emitidos por este modelo nacional y popular que se inició en 2003, sino en administraciones anteriores, cuyas gestiones lejos estaban de proteger los intereses del país y de su pueblo. Aún así, la Presidenta Cristina Fernández d Kirchner, afirmó que va a cumplir con su deuda reestructurada.

Esta no es una lucha partidaria, es de todo el pueblo argentino, porque pone en juego nuestra independencia y nuestro futuro.