El ingeniero Brizuela del Moral cuestionó en los últimos días que en la placa inaugural del nuevo hospital de Andalgalá figurara el nombre del director de YMAD, Angel Mercado, diciendo que él nunca había colocado el nombre de su esposa en ninguna placa, pero paradójicamente en una obra que se encuentra a escasos metros del nuevo hospital, no fue su esposa, pero si su cuñado el que dejo una marca imborrable en la comunidad educativa de la escuela especial N° 2 “Un Nuevo Día”

La construcción del edificio de la escuela Nueva Especial N° 2 Un Nuevo Día en Andalgalá fue autorizada mediante el llamado a licitación pública N° 04/2007, a través del Decreto N° 418/2008, que establecía un presupuesto de tres millones doscientos cuatro mil ciento nueve con 35/100 ($ 3.204.109,35).

Posteriormente, por decreto N° 2.230/2008 se adjudica la construcción de la citada escuela a la empresa Nocla Construcciones, de Blanca Nora Claverie, esposa del arquitecto Juan Hernández, cuñado del ex gobernador Eduardo Brizuela del Moral y hermano del ex fiscal de Estado Simón Hernández, estipulando un costo de ($ 2.988.188.58) y un plazo de ejecución de trescientos sesenta (360) días.

Cabe mencionar que en ese proceso licitatorio participaron, además, las empresas Fuente de Energía y Telefonía SRL, Huasi Construcciones, Constructora Daser y Ecovial SRL, cuyas ofertas fueron desestimadas, por resultar la propuesta de Nocla Construcciones como “la más conveniente”.

Una cuestión que merece un comentario adicional es la vinculada con el financiamiento de la obra, por cuanto, al no tener financiamiento, la Provincia buscaba obtenerla a través de la Nación, y con referencia a ello, la edición del diario El Ancasti, de fecha 10 de mayo de 2010, en oportunidad de la visita a la provincia del ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, se da cuenta que el funcionario nacional junto con quien era el ministro de Educación de la provincia, Mario Perna, firmaron el llamado a licitación para la refacción de cinco escuelas, financiadas con fondos del Instituto Nacional de Tecnología (INET), y además se anunciaba la construcción del edificio de la escuela Nueva Especial N° 2 de Andalgalá, que contaba con el apto técnico para ser incluida su construcción en el Programa Plan de Obras.

Luego, en junio, vino a Catamarca la directora de Infraestructura del Ministerio de Educación de la Nación, ingeniera Patricia Morales, a los fines de hacer el anuncio del llamado a licitación para la construcción de la escuela Nueva Especial N° 2 de Andalgalá, ocasión en que el ministro Perna le comunicó a la funcionaria nacional que, por decisión del gobernador Brizuela del Moral, no se utilizaría el financiamiento de la Nación porque iba a ejecutarse la obra con recursos provinciales, con los que había sido licitada dos años y no se había adjudicado hasta ese momento.

Este hecho revela la soberbia irresponsable de un gobernante que se da el lujo de rechazar los fondos nacionales, cuya consecuencia gravosa para la Provincia fue que los recursos provinciales no alcanzaron y la obra tuvo que ser paralizada.

El contrato para la construcción de la escuela se firmó con la empresa Nocla Construcciones, el 13 de setiembre de 2010, y el inicio de obra se produjo el 12 de octubre de 2010, cuyo ritmo fue reduciéndose, hasta su paralización en marzo de 2011, con un avance del 23 %, y hasta la entrega del Gobierno, en diciembre del 2011, no se tomaron determinaciones sancionatorias con la empresa, ni constancia de los incumplimientos, dejando expuesta a la Provincia en una situación de indefensión ante los reclamos por parte de la empresa contratista, quien ha percibido hasta la paralización de la obra, la suma de $ 1.331.150, 75 en concepto de anticipo y pago parcial del saldo, es decir, el 44,55 % del monto estipulado contractualmente para la obra. En tanto, aún se continúa con las actuaciones administrativas que posibiliten la rescisión del contrato para poder dar prosecución a la ejecución de la obra.

Las empresas encargadas de la construcción de esas obras en una situación privilegiada para efectuar reclamos para la redeterminación de precios y otros conceptos, deja a la Provincia en condiciones vulnerables para negociar la continuidad o rescisión de obras.

Marcelo Adrián Murúa

Administrador de Catastro