Los máximos dirigentes del Frente Cívico y Social, ambos exgobernadores, Eduardo Brizuela del Moral, y Oscar Castillo no se expresaron públicamente sobre el fallecimiento del exvicegobernador Octavio Gutiérrez.

Siendo legisladores nacionales, ambos, no se hicieron eco de la muerte del dirigente justicialista.

Y si bien están en su derecho obviar la cuestión en términos personales, a modo institucional habría correspondido que siendo senador nacional y diputado nacional, respectivamente, se manifestaran, más aún tratándose de un vicegobernador en funciones. De hecho, hay que remontarse a 1988 cuando murió Vicente Saadi siendo gobernador para encontrar una situación similar.

Seguramente, los asesores de imagen no repararon en la cuestión, y quiénes les administran las redes sociales en las que participan ambos dirigentes, tampoco.

Como dice el viejo refrán. “Lo cortés no quita lo valiente”