La Gobernadora Lucía Corpacci cerró ayer la cuarta edición del programa “Jugamos, Aprendemos y Compartimos nuestras cosas”, que reúne a chicos de sexto año de la primaria de toda la provincia, para disfrutar de vacaciones gratuitas en el Centro de Integración e Identidad Ciudadana (CIIC).

Se trata de un programa que va mucho más allá del paseo y la recreación, ya que durante la estadía de los niños, que se extiende una semana (los contingentes se renuevan cada lunes), se les realizan controles médicos integrales, brindando asistencia a quien lo necesite.

La jefa de Estado, impulsora de este programa, encabezó el acto de clausura de la cuarta temporada junto al ministro de Desarrollo Social, Eduardo Menecier; el ministro de Gobierno, Marcelo Rivera, el presidente provisorio de la Cámara de Senadores, Jorge Solá Jais; el presidente de la Cámara de Diputados, Fernando Jalil, y la responsable del CIIC, Silvia Sarapura, entre otras autoridades.

Como cada año desde su apertura, toda la estadía de los niños fue completamente gratuita, y los municipios se ocuparon del transporte.

Al hacer uso de la palabra, la jefa de Estado señaló con satisfacción que “la verdad que esto se nos hizo una rutina ya, este es el cuarto año que cerramos jornadas del CIIC. Ha pasado volando el tiempo…”

“Cuando nos ponemos a pensar por este lugar ya pasaron un promedio… este año fue un record porque fueron 4.100 y veníamos con 3.500. Si tomamos el número más bajo ya pasaron más de 12 mil chicos por este CIIC. Esto es maravilloso. Es la mayor alegría que tiene uno. Porque son tiempos difíciles. Muchos papás hoy no pueden pensar que van a mandar a sus chicos de vacaciones. Para muchos se les complica hacerle los estudios de salud, sobre todo los que son del interior. Controles de salud que deben presentar para ingresar al secundario”, observó.

La manadataria destacó que “acá 4.100 chicos pudieron disfrutar de sus vacaciones en este CIIC y además se van con todos los controles médicos para el ingreso al secundario. Y eso además de ser gratificante desde la alegría que a uno de da ver a otro feliz, aunque sea una semana, tiene un impacto importante en la salud pública de Catamarca”.

“El hecho de que nosotros detectemos en los niños, a la edad que tienen ustedes, problemas de la vista, cardiológicos -hemos detectado con diabetes, con patologías diversas que los pudimos hacer atender en el hospital-, a los que le entregamos los anteojos cuando tienen problemas de la vista, a los que les hacemos seguimiento cuando vuelven a sus lugares de origen ya con un diagnóstico; la verdad que esto es lo que nosotros queremos hacer en salud, queremos que cada vez vayan menos al hospital y que la atención primaria sea lo más precoz posible. Somos plenamente conscientes del déficit que tenemos aún para llegar algunos lugares de la provincia. Entonces este programa cuando se ideó tuvo un fin primario que era poder llegar con los programas de Salud a todos los chicos, que sabíamos que no podíamos llegar del interior profundo del interior de la provincia. Pero eso no tenía que ser un mero examen médico. Tenía que ser la oportunidad de disfrutar, de compartir”, explicó Lucía.

“Y hoy cuando escuché a los chicos qué era lo que más le gusto del CIIC, yo me sentí la verdad muy gratificada, porque dijeron lo que uno quería lograr con esto, que era que compartan con chicos de otros lugares, que disfruten, que aprendan, que sepan de las costumbres de los otros. Y hoy hacemos hincapié en la Puna. Para mí, quiero decirle los de la Puna, del Este, del Oeste, todos los niños son iguales. Para mí todos los niños son sumamente importantes porque si nosotros abrazamos a la niñez, cuidamos a la niñez, vamos a tener adultos mucho mejores. Pero hoy estamos hablando de los niños de la Puna y tal vez cuando hacemos referencia a los de la Puna lo hacemos porque sabemos que son tal vez los que tienen más dificultades en su territorio porque están lejos, porque son poblaciones pequeñas, aisladas una de la otra. Porque les cuesta venir a la ciudad más que a otros niños de nuestra Catamarca. Yo espero que cada vez les cueste menos, que cada vez podamos hacer algo para que este venir, integrarnos, compartir sea cada vez más frecuente. Pero acá también estuvieron los chicos de Fray Mamerto Esquiú, de Icaño, de Santa María, están los de Capital porque este es un lugar tiene una particularidad que está en la ciudad pero es toda Catamarca, cosa que es extraña: no hay chico de Catamarca que vaya a sexto grado que no tenga la oportunidad de acá”, añadió.

“El CIIC esta hermoso porque los chicos decían que está limpio, las habitaciones son lindas, la pileta -que es lo que más disfrutan- pero por lindo que hagamos el edificio, que es como una casa, como digo siempre, cuando se entrega una casa entrega ladrillo ordenado y un techo pero el hogar lo hacen los que viven adentro. Este edificio tan lindo, recuperado para ustedes, no sería lo que es sin la madre del CIIC que es Silvia (Sarapura) y cada uno de los profesores, cocineros, mozos, seguridad, las doctoras, todos los que trabajan en el CIIC. Sin el amor incondicional que ponen ustedes para atender a los chicos esto no sería posible. Y los chicos no podrían venir acá si muchos docentes, a quienes le agradezco profundamente, no hicieran el esfuerzo de dejar su familia en época de vacaciones, para venir acompañar a los chicos”, valoró la Gobernadora.

Añadió que “no podría ser posible si los intendentes no se hicieran cargo del transporte para que ustedes estén acá y a veces hay algunos municipios que increíblemente no se hacen cargo, se desentienden de esto y por eso hay que recurrir a los senadores para que aporten para el transporte para traerlos, porque lo que nosotros queremos es que los chicos vengan acá, sean del lugar que sean”.

“Yo estoy segura, porque lo hable con los chicos que fueron a Casa de Gobierno, que lo pasaron muy lindo. Espero que esta experiencia la podamos seguir repitiendo todos los años, porque creo que es muy buena en lo que hace a la integración de las distintas regiones de la provincia y en lo que hace en el control en salud de los niños de nuestra provincia”, concluyó Lucía.