El uso excesivo de dispositivos tecnológicos como tablets, celulares y videojuegos ha incrementado la cantidad de patologías originadas por las posturas que adopta el cuerpo, advirtió el Colegio de Kinesiólogos de la provincia de Buenos Aires (Cokiba).

Cada vez hay más consultas de dolencias que se conocen como “cuello de Whatsapp”, “wasapitis” o “cuello de texto” y “pulgar atascado”, que surgen del sobreuso de los celulares.
“Más del 40% de nuestros pacientes tienen problemas relacionados con el uso de la tecnología”, dijo David García, especialista en ergonomía, la disciplina que toma en cuenta las posturas del cuerpo en relación a los objetos.
“Los pacientes llegan al consultorio con fuertes dolores de espaldas, cuello, hombros y muñecas que claramente se relacionan con el uso constante de los aparatos tecnológicos de comunicación”, agregó.

“El uso de la tecnología también influye en incrementar la falta de actividad física y eso agrava los problemas, porque la principal epidemia de la era moderna es el sedentarismo, al que está vinculada la mayoría de las disfunciones músculo esqueléticas”, apuntó.
Las complicaciones más comunes son las de la columna alta o columna cervical, lo que se denomina “cuello de Whatsapp”, que es la postura de adelantamiento de la cabeza para escribir mensajes, lo que imprime una presión antinatural al cuello y a la columna.

Las manos

García también mencionó las tendinopatías de la mano (dolor en la cara externa de la muñeca) y de los dedos pulgares, que producen dolores agudos, generan inmovilidad y pérdida de fuerza.

El profesional recomendó establecer un tiempo moderado de exposición a estos elementos, ya que la postura para mandar un mensaje de texto por Whatsapp si bien no es peligrosa, nos termina lesionando si la adoptamos todo el tiempo.

También hay más consultas por algias cervicales, dorsales, problemas relacionados con el hombro, tendinopatías de codo, muñeca y mano y lesiones en el túnel carpiano.