Quien fuera uno de los directores técnicos de la empresa Capdevila S.A. durante la construcción del Estadio Bicentenario, actualmente clausurado por razones de seguridad debido al posible colapso de una de sus tribunas, Eduardo Niederle, afirmó en diversos medios radiales que “se arregla rápido” y estimó que “en 8 meses se puede reparar”.

Actualmente es el Secretario de Obras Públicas de la Municipalidad de la Capital y luego de la presentación del plan de pavimentación ayer por la mañana habló con Radio Centro y abonó la teoría de la falta de mantenimiento que esgrimió el Frente Cívico y Social

“Me fui mucho antes de que se termine esa obra, pero me entero por los diarios esa cuestión, pero todo es solucionable y arreglable, nada es sin que se pueda solucionar ni arreglar”, aclaró sobre su vinculación con la polémica obra a la vez de verter su opinión técnica al respecto: “Son fallas muy simples, el problema no es técnico, es económico entre la empresa y el Estado, pero son fallas que se las puede arreglar muy fácilmente”.

Si bien aseguró no tener conocimiento del informe técnico elaborado por la Universidad Nacional de Tucumán, “no lo leí, pero… estoy desconectado del tema -argumentó- “, deslizó su parecer: “no creo que no… aparte tenga en cuenta que las tribunas están asentadas sobre terraplenes y no puede haber ningún desmoronamiento de nada, el edificio se fundó a 9 metros de profundidad, o sea son todos asentamientos simples por alguna pérdida de agua, etcétera, etcétera; no sé, yo desconozco, no estoy metido en el tema -insistió-, pero todo es solucionable y arreglable”.

Aunque evitó entrar en polémica con la gestión actual: “No puedo opinar si lo cuidaron o no lo cuidaron, estoy desconectado del tema digo la verdad y me entero por los diarios”.

Niederle comentó que antes que finalizara la obra que fuera inaugurada por el ex gobernador Eduardo Brizuela del Moral el 30 de Noviembre de 2010 él se fue “a trabajar en Chile”.

En otro tramo de la entrevista radial el funcionario capitalino remarcó una vez más que lo del estadio “es solucionable, se puede arreglar, el tema legal no sé como se está manejando, a veces no se arregla hasta que no se solucione el tema legal para desligar responsabilidades”.

Pero según sus conocimientos técnicos afirmó finalmente, “se podría reparar fácilmente sin ningún problema y ponerlo en funcionamiento en menos de 8 meses”.

Por su parte, en Radio Valle Viejo Niederle volvió a referirse al estadio y negó un posible colapso: “hay un asentamiento en varios sectores pero no hay peligro de colapso. Para mí hay una pérdida de agua, y como el suelo es malo esta pérdida produjo el asentamiento”, aseveró.

“No es una gran complicación reparar el estadio, todo es solucionable a corto plazo. Se puede arreglar rápido”, insistió en su postura de minimizar las graves fallas estructurales que da cuenta el informe del Instituto de Estructuras “Ing. Arturo M. Guzmán” de la Facultad de Tecnología de la Universidad Nacional de Tucumán.

Los comentarios están cerrados.