Una beba de 19 meses se ahogó en la pileta de plástico ubicada en el patio de su casa en la zona noroeste de Rosario, informaron hoy la policía.

La víctima, identificada como Gezzana Binaghi, de un año y siete meses, fue encontrada ayer a la tarde flotando en una pileta plástica en una vivienda de Cavia al 1500, del barrio Parque Casas, donde vivía con su familia.

Según los primeros informes, el hecho ocurrió cuando la beba quedó por unos instantes al cuidado de un familiar menor de edad y, aunque al percatarse de lo sucedido los padres la llevaron de urgencia al Policlínico San Martín, ya había muerto.

El director del Policlínico, Juan Bruera, declaró a la web del diario La Capital que “la chiquita llegó sin vida a pesar de todos los esfuerzos médicos. Fue entubada pero evidentemente el tiempo que estuvo en el agua fue determinante, aunque sean unos pocos minutos”.

Bruera dijo que la madre de la nena “contó que se encontraba cocinando y sintió dolores de estómago y fue hasta la habitación a comentarle lo que pasaba a su esposo” y que “aparentemente, la nena habría quedado bajo la mirada de un menor de edad”.

“Según lo que ella contó, pasaron unos diez minutos desde que fue a hablar hasta que se asomó a ver dónde estaba la nena y la vio flotando. Rápidamente la trasladaron” a ese centro de salud, en un viaje de “aproximadamente otros diez minutos, pero ya era tarde”, lamentó el profesional.

La nena fue atendida por personal del policlínico y por médicos de dos ambulancias del Sistema Integrado de Emergencia Sanitaria (Sies), pero los intentos de reanimación fueron inútiles.