Una supuesta cirujana que vive en Nordelta le envió un audio –furiosa– a su agente inmboliaria por el “nivel” de sus vecinos.

A pesar de haber gastado miles de dólares en un lujoso departamento, esta mujer encontró un insólito motivo para quejarse: sus vecinos toman mate. “La gente es de décima categoría, son unos grasas”, dice el mensaje.

“Yo soy una cirujana, una mujer normal, pero tengo determinados códigos de estética visual y de estética moral”, comienza diciendo el audio que se viralizó esta semana a través de las redes sociales, y sigue: “La gente no se ve mala, se buena, pero se ve que es gente que viene de barrios visualmente no muy buenos”.

“A mí no me divierte estar en Nordelta, mirando el lago, viendo gente en una reposera de Mar del Plata en el muelle tomando mate. Para eso no invertía 200 mil dólares y me quedaba en mi propio campo o me compraba una casa”, continúa.

“Yo soy una mujer normal, pero tengo ciertos valores morales y me molesta ver a un grupo de gente que lleva al perro a la pileta como si estuviéramos en la Bristol de Mar del Plata” , se intenta justificar.

Y agrega a sus reclamos que los vecinos se negaron a pagar 35 mil pesos por un sistema de seguridad a través de tarjetas.