Cuando parecía que se habían terminado los escándalos en la Cámara de Diputados de Catamarca y que había llegado el “cambio”, hoy se vivió otra jornada bochornosa en el recinto “Fray Mamerto Esquiú” cuando el bloque del Frente Cívico y Social-Cambiemos con el acompañamiento del Bloque de Participación Plural que reúne a peronistas renovadores, barrionuevistas y meristas forzó la interpelación del ministro del Producción Raúl Chico para el miércoles 18.

A pesar que no había un proyecto para solicitar la interpelación del titular de la cartera productiva como lo establece el reglamento interno de la Cámara baja, la oposición y el peronismo disidente avanzaron a partir de una nota simple e impusieron los números tras 4 largas horas de discusiones, gritos, reproches y chicanas de todo tenor.

Sin dudas, la cuestión electoral se metió de lleno en el recinto, cosa que ya había quedado en evidencia días atrás cuando se hizo la convocatoria a la Comisión de Industria, Comercio, Turismo y Deporte de Chico el viernes 29 de Julio para el martes 3, y que el ministro respondió el lunes pidiendo una nueva fecha porque tanto él como el presidente de la AICAT, Rubén Gil no estaban en la Provincia el día de la invitación, sumado a un llamado telefónico del titular de la cartera productiva al presidente de la Comisión, Miguel Vázquez Sastre exponiendo esa imposibilidad y solicitándole reprogramación, que por supuesto no fue concedida.

Eso sí, en ninguna parte de esa “invitación”, que fue promocionada por los diputados opositores en los medios como una faltazo de Chico a Diputados, se menciona específicamente al denominado “Plan Tomate”, supuesto motivo de la interpelación.

La nota firmada por Vazquez Sastre, Paola Bazán y el sobrino de Luis Barrionuevo, Hugo Navarro pedía:

“Estados de Balance Ejercicio 2013, 2014, 2015, 2016

Programas y planes agroindustriales y de asistencia a productores ejecutados y en ejecución, discriminando los ejecutados con aportes nacionales o provinciales.

Convenios suscriptos con productores y entidades comerciales, indicando el plan o programa en el cual se enmarcan.

Nómina de proveedores de bienes de capital o de insumos, adquisiciones e implementación de diferentes programas y planes ejecutados y en ejecución.

Planta de personal bajo su dependencia, discriminando entre planta permanente, contratados y becados.

Composición actual del patrimonio perteneciente a AICAT S.E.”

Ayer, en el recinto se hizo evidente que el objetivo es sentar a Chico, -candidato a senador por el Justicialismo de Santa Maria- a cuatro días de las elecciones y generar una movida mediática.

De nada valieron los pedidos oficialistas encabezados por Cecilia Guerrero para postergar para después del 22 de octubre la interpelación. “Desde el Frente Justicialista para la Victoria no nos oponemos a la interpelación porque este Gobierno no tiene nada que ocultar”, señaló la legisladora que abogó para que la convocatoria sea diferida y no se monte un circo.

“No existe ningún proyecto que propicie la interpelación del señor ministro de Producción”, remarcó y cuestionó: “¿Qué apuro tienen, si no es la premura electoral, de sentar a un ministro en un tipo de banquillo de los acusados en este cuerpo? ¿Qué premura tienen si podemos esperar 15 días y podemos llevar a cabo este acto sin ningún tipo de suspicacias electoralistas? (…) ¿Si el Plan Tomate finalizó hace meses atrás, cuál es la urgencia que no pueden esperar 15 días? No encuentro la urgencia”, dijo Guerrero.

“Nosotros ratificamos la voluntad del Gobierno de informar todo lo que se tenga que informar porque no tenemos nada que ocultar; lo que no vamos a convalidar son las escenografías del escandalete, ni del circo proselitista que quieren montar. Lo hablamos después de las elecciones y vamos a estar todos juntos y vamos a preguntar todo lo que debemos preguntar”, finalizó.

Quizá el momento más caliente y se desató el escándalo cuando los diputados del FCyS- Cambiemos respondieron a los gritos las críticas del oficialismo sobre las múltiples ausencias en el recinto de los ex ministros del FCyS.

Por ejemplo Miguel Vázquez Sastre, desencajado no ocultó su fastidio cuando le recordaron desde el peronismo que su amigo personal Javier Silva, ex ministro de Gobierno, no respondía a las requisitorias legislativas.