Informe elaborado por EnRe Catamarca

Estimados Usuarios, el funcionamiento de una heladera es similar al de un aire acondicionado. Cuando el interior de la heladera sobrepasa la temperatura asignada en el termostato (de 4 ºC a 8 ºC),  se pone en marcha el compresor que refrigera el interior. De nuevo, cuando se alcanza la temperatura establecida, el compresor se detiene. Entonces, cuanto mayor tiempo funciona el compresor, para garantizar el frío deseado, mayor consumo de energía eléctrica.

Este  artículo explicamos por qué es importante optimizar la función del frío en su heladera, y con ello realizará un uso más responsable de la energía eléctrica que le permitirá una reducción sustancial en el costo que abona mensualmente de su factura.

Por ello el Ente Regulador de Catamarca sugiere que tenga en cuenta los siguientes consejos:

* No abra la heladera con mucha frecuencia o la deje abierta durante mucho tiempo, ya que produce una pérdida de frío, pone en riesgo la conservación de los alimentos y aumenta el consumo energético.

* Haga revisar periódicamente los burletes de la puerta. Si están rotos o averiados, el aire frío del interior se escapa hacia el exterior y, a su vez, el aire caliente del exterior entra. Esto produce que el compresor funcione de más y producirá un consumo excesivo de energía eléctrica.

*Tenga en cuenta el volumen de alimentos almacenados, en función a la capacidad de carga del aparato, sin sobrecargarla, para no hacer aumentar la temperatura de los alimentos y perder seguridad. Es aconsejable dejar espacios entre recipientes para permitir que llegue el frío con rapidez a los productos guardados. Aumentar la cantidad de alimentos hará sobre exigir al compresor.

* Se  aconseja  pensar qué  alimento o bebida se quiere tomar antes de abrir la puerta, y no dudar con la puerta abierta mirando qué se necesita.

*Es importante no introducir alimentos calientes, porque este hecho incrementa la temperatura del resto de productos y, además, provoca que el electrodoméstico consuma más energía.

Siguiendo estos consejos no solamente protegerá su salud ya que sus alimentos no perderán la cadena de frío, sino que a la vez tendrá una importante disminución en su consumo de energía eléctrica y por ende pagará menos en su factura.