Luego de que el presidente relevara a Macri de la obligación de guardar secreto de Estado, el juez de Dolores Martín Bava rechazó audiencia por zoom y lo citó a declarar.

El expresidente Mauricio Macri deberá ir el próximo miércoles al juzgado federal de Dolores para enfrentar la postergada indagatoria en la que se lo acusa de haber espiado a los familiares de las víctimas del Ara San Juan. La orden la firmó esta mañana el juez federal de Dolores Martín Bava, luego de que anoche el presidente Alberto Fernández firmara la resolución que relevó a su antecesor de la obligación de guardar secreto de Estado, el planteo que frustró la audiencia del ayer, jueves.

Precisamente por eso, según se desprende de la resolución a la que accedió Infobae, el juez espera que Macri hable de actividades de inteligencia que están siendo investigadas, en esa indagatoria. Una advertencia que puede volver a poner en tensión al juzgado y la defensa cuando llegue el momento de la declaración, comentaron las fuentes consultadas por Infobae.

En declaraciones públicas, el expresidente había dicho que “jamás” espió a nadie y que las supuestas maniobras investigadas respondían a como se manejaba la Casa Militar con la seguridad del presidente. Su defensa tenía previsto presentar un escrito rechazado las acusaciones y denunciando lo que consideran es el carácter “político” de esta investigación.

La nueva cita -la cuarta- es el 3 de noviembre, a las 12, en Dolores. El juez descartó que la audiencia sea por zoom como pretendía la defensa. “En atención a las manifestaciones vertidas por el doctor Pablo Lanusse en el día de ayer respecto a la realización de una nueva audiencia indagatoria vía remota, hágase saber que dadas las características del material probatorio que se encuentra reservado consistente en documentos de inteligencia de la aplique su asistido Mauricio Macri fue relevado de la obligación de guardar secreto y confidencialidad en los términos de la referida ley 25.520 conforme esa misma parte solicitó a fin de que pueda ejercer debidamente su defensa y en su caso aludir a la realización de actividades de inteligencia vinculadas al objeto procesal de autos, como ya ha sostenido este juzgado ante planteos similares de otras partes, corresponde llevar adelante este acto de manera presencial y la sede del juzgado”, dijo Bava.

“Eso fundamentado en que la propia afín al remitir dicha documentación ha requerido se adopten a su respecto medidas de seguridad para que la compulsa de la información sea personal y en la sede donde se encuentran, sin que se permita la reproducción, duplicación o divulgación de la documentación e información ya sea a través de medios técnicos o humanos y que ante la compulsa de dicha documentación se deberá dejar constancia en un acta labrada al efecto en el que también se asentará que sea yo saber a las partes que pretende acceder al conocimiento de la información que a partir de ese momento quedará sujeta a las previsiones de la ley de inteligencia”, se añadió.