El gobierno de China aprobó la realización de hisopados anales, para la detección de la enfermedad del coronavirus. El polémico método según manifiestan los expertos, resultaría más eficaz, pese a que el procedimiento podría ser considerado más invasivo que los usados hasta el momento ( test PCR, de antígenos o sanguíneos).

La implementación de este tipo de pruebas surge de las investigaciones del doctor Li Togzeng, médico jefe del Hospital Youàn en Pekín, capital de China, quien asegura que el coronavirus vive más tiempo en el ano y en las heces que en las vías respiratorias.

En este sentido, Togzeng sostiene que el método de la prueba anal “puede aumentar la tasa de detección de personas infectadas” ya que, si se analizan las partes más superiores del tracto digestivo, se podrían obtener resultados más eficaces que los de las pruebas nasales, según revela The Global Times.

Los test anales ya se están implementando en Pekín donde la semana pasada se realizaron las pruebas a residentes de barrios con casos confirmados, al igual que a quienes ya se encuentran en cuarentena, informó la CCTV.