Comparte!

Disminuyó por tercer mes consecutivo: esta vez fue del 8,26%, el retroceso más significativo del 2018.

Según datos de la Secretaría de Energía, la venta de combustibles sufrió en noviembre su tercera caída consecutiva. Retrocedió un 6,6% septiembre y 2,84% en octubre. Y, en noviembre, la última cifra disponible, la baja se incrementó al 8,26%. Pese a la actualización constante de las pizarras en las estaciones de servicio, durante los primeros meses del año el consumo se mantuvo.

Algunos conductores optaron por el abandono de los productos premium a favor de los súper en línea con la merma del poder adquisitivo. Desde el noveno mes, el mercado empezó a caer según relevó el sitio especializado Surtidores.com.ar, en base a los datos oficiales de la secretaría que antes de cerrar el año cambió por tercera vez de funcionario a cargo.

Juan José Aranguren renunció en junio cuando explotó la interna en Cambiemos por una queja de los radicales. Había que volver a subir las naftas, según el por entonces ministro, en plena corrida cambiaria y retorno al crédito del FMI. Luego Javier Iguacel, quien también renunció la semana última por diferencias con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

Ahora, es el turno de Gustavo Lopetegui, en medio de un escenario por demás complicado para el sector y con una caída de noviembre frente a octubre fue del 2,21%. Al igual que los meses anteriores, la nafta premium (que ya se cotiza a más de $44 el litro) fue la más golpeada, con un descenso de 30%.

Una parte de esa caída la absorbió la nafta súper, cuyo consumo avanzó 2,74% en noviembre, con un precio de $37,60 a $42, según el barrio donde se ubique la estación de servicio y la marca. En cuanto al gasoil, cayó tanto el premium como el común. El primero cayó 9%, mientras que el segundo descendió el 7,88%.