A partir de los casos positivos de Covid-19, el ministro de Seguridad de la provincia, Gustavo Aguirre, confirmó esta mañana que se puso en marcha un nuevo sistema de franco para el personal que trabaja en el Servicio Penitenciario de Catamarca.

En el marco del nuevo plan de trabajo para reforzar los protocolos sanitarios que se decidió implementar a partir de los casos positivos en el Servicio Penitenciario, el Ministro de Seguridad Gustavo Aguirre visitó a primera hora de la mañana, al personal penitenciario. “Quise venir a agradecerles personalmente por el compromiso con la institución y la vocación en su función” y al mismo tiempo a asegurarme que todos tengan los elementos de bioseguridad necesarios para su resguardo personal, aseguró.

Como parte de estas nuevas medidas, el turno de esta mañana correspondiente a la guardia interna, cumplirá funciones por el período de 10 días corridos, para disminuir el ingreso y egreso de personal, y después se procederá al aislamiento preventivo por el transcurso de 14 días y los 7 días posteriores de descanso reglamentario.

Por su parte el Director del S.P.P Daniel Romero, subrayó que se seguirán reforzando las medidas sanitarias del lugar.

Con familiares de privados de su libertad

En horas de la mañana de este domingo pasado, el ministro recibió a un grupo de familiares de los internos del Servicio Penitenciario; que se habían reunido el día sábado en la plaza 25 de mayo: preocupados por sus familiares que se encuentran privados de libertad, ante el brote de casos de COVID-19 dentro del penal de Miraflores.

En la reunión, el ministro pudo evacuar muchas dudas que tenían y al mismo tiempo brindarles información sobre la situación de los internos e interiorizarse de las diferentes problemáticas y preocupaciones que plantearon las familias con el fin de gestionar soluciones concretas, a lo que les pidió colaboración para poder transitar este difícil momento de la mejor manera para la comunidad carcelaria.

Por último, el ministro les explicó el mecanismo de vigilancia activa de salud que se está llevando adelante dentro de la población carcelaria, a partir de las recomendaciones de los organismos de salud nacional y provincial, siendo el mismo que se usa para el resto de la comunidad, y por el que se han detectado varios casos positivos en la provincia. El mismo consiste en el aviso o detección que hace una persona cuando reconoce dos o más síntomas típicos de COVID-19 en su organismo y a partir de ello, se activa el protocolo de testeo y de aislamiento preventivo hasta obtener el resultado.