Una mujer manifestó a un medio colega, que su hijo de 49 años se quejó por más de un mes hasta ser llevado al Hospital. Ya tenía gangrena.

Rosa del Carmen Núñez, de 71 años, denunció al Servicio Penitenciario provincial por el abandono de persona de su hijo, quien falleciera el pasado 5 de agosto. La mujer asegura que el hombre de 49 años murió por una picadura de insecto en su pie que se infectó, pero que recién a un mes de quejarse insistentemente por la situación, lo trasladaron al Hospital San Juan Bautista.

 “Estaba en el Penal cumpliendo una pena que la Justicia le dictó, pero no significaba que lo tenían que abandonar si se enfermaba y no llevarlo al médico, tratándolo como un animal. Dejó a dos niñas sin padre, porque la madre las abandonó  a los dos años y yo las estoy criando”, relató en diálogo con el multimedio El Esquiú.

La mujer indicó que su hijo, Claudio Marcelo Martínez, fue recluido en el Penal en 2017 y en 2018 perdió un riñón por una complicación.

“Se quejaba por dolores y orinaba con sangre pero no le llevaban el apunte, recién a los cuatro meses, lo llevaron al Hospital, pero ya estaba muy grave y le sacaron el riñón”, recordó, agregando que en su calabozo, dormía en la parte de arriba de una cucheta y que por subir y bajar de allí, se le abrieron los puntos y tuvo que ser nuevamente intervenido.

“Ni los médicos ni los guardias le contemplaron su estado de salud”, aseguró.

 La madre indicó que cuando el hombre se estaba bañando, sufrió la picadura de un insecto, pero al presentar fiebre “lo aislaron porque pensaba que tenía Covid-19, pero no era así. “Pasó un mes, cada vez su pie estaba peor, no podía caminar y tuvo que amenazar al médico con que se cortaría la garganta allí mismo para que lo lleven al hospital”, lamentó.