Comparte!

Un avión Citation 500 de la Policía Federal partió pasadas las 17 de esta tarde desde el Aeropuerto de Ezeiza con destino a Montevideo. Se estima que Navarro Cádiz arribe al país entre las 19 y las 19:30.

Una vez que pise suelo argentino, el detenido será trasladado al Departamento Central de la PFA del barrio porteño de Monserrat para realizar trámites administrativos. De allí luego lo llevarán a Tribunales donde afrontará una primera audiencia indagatoria.

Su situación es una de las más comprometidas. En primer lugar, era el titular del viejo Renault 19 con el que Juan Jesús Fernández, el titular del Volkswagen Vento del que salieron las más de diez balas que mataron a Olivares y Yadón, se fugó a Concepción del Uruguay en Entre Ríos, en compañía del español Miguel Navarro Fernández, el padre del “Cebolla”.

Por otra parte, en un allanamiento a su departamento en la calle Montevideo 76 del centro porteño, la División Homicidios de la Policía Federal halló el arma calibre .40 que se usó en el ataque que terminó con la vida de los dirigentes políticos. La pistola estaba escondida dentro de una bolsa en la cocina.

Por su lado, el jefe de la Policía Federal, Néstor Roncaglia, relató que, tras el crimen, se observó en las cámaras de seguridad a Navarro Cádiz caminando en dirección a su casa y descartando en el camino seis balas en dos cestos de basura.

Además las declaraciones de los sospechosos ante el juez de instrucción Mariano Iturralde y la fiscal Estela Andrades coincidieron en señalarlo como quien disparó contra Olivera y Yadón. Así lo dijo Juan Jesús Fernández. La misma versión dio la hija de este, Estefanía Fernández Cano.

En las pruebas, sin embargo, Iturralde y Andrades no encuentran aún material suficiente para establecer un móvil para el crimen.

Este viernes hubo un nuevo detenido en la causa, un hombre la comunidad gitana llamado Castro Iglezias Montoya, alias “El Brasilero”, que utilizó un Volkswagen Passat gris claro en el día del hecho y que se habría reunido con Juan Jesús Fernández la noche previa al crimen.