El gobierno fue demasiado optimista al creer que su exitoso programa de inoculación evitaría una nueva ola de infecciones.