Comparte!

Al tiempo que ratificaron el compromiso de cumplir con el objetivo de déficit primario cero al cierre del año, pese a que la aceleración de la inflación y la profundización de la recesión afectaron el ritmo originalmente esperado en los ingresos pero también en los gastos corrientes.

Los números del primer trimestre

Los números de marzo registraron un saldo negativo de $13.037 millones (bajó 11,3% nominal), manteniendo 21 meses de brecha positiva entre la variación de los ingresos y los gastos primarios. Lo ingresos en el mes, en tanto, subieron un 33,3%, a $261.284 millones y el gasto primario un 30,2% a $274.321 millones. El gasto financiero, con pago de intereses por $36.801 millones, subió 31,5 por ciento.

El superávit del trimestre superó la meta de $6.000 millones, y no se usó el ajustador del gasto social del período de unos $8.300 millones acordado con el FMI ($32.000 millones para todo el año). El primer trimestre fue de $10.347 millones, equivalente a 0,1% del PBI y por primer vez desde 2011 se registró superávit primario, con ingresos por derechos de exportación que subieron menos que lo esperado, y por eso se acudió a recortar el ritmo de gasto, dijo el ministro Dujovne.

En el trimestre los ingresos fueron de $799.526 millones, con una suba de 39,8%. El gasto primario registró $789.179 millones, aumentó 30,9% con un superávit de $10.347 millones. Los intereses sumaron $125.129 millones, 0,6% PBI y provocaron rojo financiero de $114.782 millones. Subió 25,4% muy por debajo de la inflación.

“Mirando para adelante se logró la meta bajando la deuda flotante”, dijo el ministro, por tanto el resultado no se basa en el no pago de gasto devengado, agregó. Se ubica en el menor nivel real en 12 años.

Dujovne detalló que el gasto primario lleva 16 meses consecutivos de caída en términos reales, solo interrumpido en noviembre de 2017. “Y se baja en 5% del PBI en 4 años, nunca se había verificado, y de modo tan ordenado y consistente y cumpliendo con el presupuesto”.

También se refirió, ante una consulta de Infobae, sobre uno de los temas del momento: el riesgo país en cifras récord. “El riesgo país responde a las incertidumbres políticas sobre las propuestas de la oposición. Las nuestras son claras: sólida apertura y BCRA independiente, que son las estrategias que han usado otros países. Eso está jugando: los mercados no están pidiendo que cambiemos“, expresó.

“Estamos tranquilos con el cumplimiento de las metas. El conjunto de nuevas medidas no supera los $10.000 millones de costo fiscal y están más que financiadas. Se están recibiendo ingresos por $21.000 millones por el revalúo impositivo, pese a que son coparticipables”, aseguró el funcionario. “La previsión es que la recaudación se mantenga balanceada en términos reales, con un segundo semestre que tiende a crecer sobre todo por la recuperación de la cosecha de maíz y soja”.