Comparte!

Las denuncias de Elisa Carrió por supuesta complicidad entre el poder político y el narcotráfico han generado polémica y el rechazo de varios dirigentes, incluso dentro de Cambiemos. Y este martes “Lilita” avanzó en el mismo sentido: junto a la diputada Leonor Martínez Villada ha presentado un proyecto de Ley que obliga a los funcionarios nacionales a someterse a un control antidoping anual.

“Si yo como representante del pueblo de la Nación, tengo la obligación de denunciar a quienes comercialicen drogas, ¿Cómo voy a consumir? Es sentido común, por eso planteamos la necesidad de realizar controles de dopaje, para asegurarnos que nuestros representantes no incurren en una violación de sus deberes”, expresó Martínez Villada.

La iniciativa presentada por las diputadas nacionales de la Coalición Cívica se basa en la incompatibilidad manifiesta que existe entre la compra de estupefacientes para consumo, y la obligación de denunciar que tienen los funcionarios públicos, según el Código Procesal Penal de la Nación.

Al respecto Martínez Villada, sostuvo: “El proyecto presentado va en consonancia con la lucha contra el narcotráfico, algo que Carrió viene tratando hace tiempo, y también planteó durante su visita a Córdoba, asegurando que veía en lo que vio en Rosario hace años: las bandas enfrentándose”.

“Córdoba es el centro de distribución de droga en el interior, con lo que llega desde el norte hasta la ciudad de Villa Carlos Paz”, afirmó la diputada.

Córdoba no fue la única provincia apuntada por Carrió para denunciar vínculos entre el narcotráfico y el poder político. Semanas atrás “Lilita” viajó a Santa Fe para apoyar al candidato de Cambiemos José Corral y cargó contra el representante del socialismo Antonio Bonfatti: “Votarlo a él es votar a Los Monos”.

En caso de que el proyecto presentado por la Coalición Cívica sea tratado y convertido en Ley, los funcionarios de los tres poderes -Ejecutivo, Legislativo y Judicial- deberán realizarse exámenes antidopaje en los cuatro meses posteriores a la sanción y deberán repetirlo cada año.

Entre los antecedentes a esta iniciativa se destaca que Tucumán y Tierra del Fuego cuentan con leyes provinciales de similares características.