Comparte!

Fuerte enojo de empleados municipales que hace una semana piden mejoras salariales.

El pasado 22 de agosto, desde la Municipalidad de Fiambalá se emitió la Orden de Compra N° 197119 por la suma de $897.480,00 bajo el concepto de “Provisión de mercadería destinado al armado de bolsones para personas de escasos recursos de Fiambalá y zona norte”, bajo Resolución N° 197119, Expediente 2656 – A – 0019 cuya imagen de la Orden de Compra se hizo viral por las redes sociales y de inmediato fue relacionado con la campaña electoral en vista de las elecciones del próximo mes octubre, ya que se entiende que la opulenta inversión es inoportuna en épocas políticas porque en años y meses anteriores no se realizaron compras de mercadería con ese destino que se detalla en el concepto y que suspicazmente a poco tiempo de una elección recién se invierte casi un millón de pesos para “el armado de bolsones” los cuales son típicos para la compra de voluntades.

Por otro lado, el rumor callejero dice que dichos bolsones estarían siendo armados fuera del ámbito municipal, en sedes partidarias, y que también algunos punteros políticos serían los encargados de repartirlos en modo de dádivas en algunos hogares celosamente seleccionados y no para la totalidad de personas que realmente tienen necesidades, sino que a potenciales votantes a favor del partido gobernante en Fiambalá.

Al mismo tiempo, empleados municipales que hace una semana se encuentran de paro pidiendo mejoras salariales, cuestionaron fuertemente dicha inversión ya que consideran que “para aumento de sueldos el municipio no tiene fondos, pero si para la compra de mercadería para el armado de bolsones a días de una elección. Es repudiable”, dijeron.

Similares maniobras políticas se estarían realizando con materiales de construcción, puertas, ventanas, entre otros elementos que se entregan en plena campaña, además de la presunta entrega de dinero en distintos hogares –especialmente en familias numerosas- a cambio de “vender” su voluntad de voto.

Aunque sin lugar a dudas y de inmediato se realizará una fuerte campaña de prensa por los medios obsecuentes altamente rentados, con argumentos predecibles que desmentirán o tratarán de desviar la mirada con el destino real que tienen los bolsones de mercadería y la suma de dinero que se invierte para la compra de mercadería que se prefirió hacerlo en comercios fuera de Fiambalá y no en propios negocios locales que podrían haber sido los proveedores de todo lo necesario y de esa manera generar un movimiento económico que beneficie a los comerciantes Fiambalenses en lugar de algunos foráneos preferidos para compras millonarias.

Lo cierto es que en la actualidad y con todos los desmanejos desmedidos que realiza el ejecutivo municipal incrementa el rechazo y el repudio por gran parte de la sociedad que con “picardía” reciben todas las dádivas, pero que la voluntad real del voto lo reservan para el cuarto oscuro en el próximo mes de octubre.