Comparte!
Una joven se enteró de la supuesta muerte de su novio, que le debía plata. Unos años más tarde lo encontró trabajando en un restaurante.
Una joven se encontró a su ex novio trabajando en un restaurante. Años antes, el joven la había abandonado tras pedirle algo de dinero prestado. Luego ella se había enterado de su supuesta muerte y no quiso saber más nada de él.  El insólito hecho ocurrió en Australia.
Según informó el diario local ABC, Rachel tenía 18 años cuando empezó a salir con Alistair, de 21, que trabajaba como cocinero en un restaurante. “Era un chico muy atento y educado. No parecía nada raro”, contó. Sin embargo, pasados los tres meses de relación Alistair se le apareció con una mano quebrada.
Su excusa fue que había tenido una pelea que no había sido su culpa. Esto significaba que no podría trabajar durante algún tiempo, por lo que le pidió prestado 1000 dólares, que le devolvería cuando tuviera el dinero.
Unos meses más tarde la relación se terminó, a priori en buenos términos. Él seguía respondiéndole los mensajes que ella le enviaba, y le devolvió 300 dólares. Hasta que un día, sin mediar explicación, abandonó todo tipo de contacto.
La situación se volvió más extraña cuando Rachel consultó con los amigos de su ex novio, quienes le informaron que Alistair también les había pedido dinero prestado a ellos antes de irse. A eso se sumó el hecho de que todos los muebles de su casa habían desaparecido.
Hasta que un día la joven recibió un mensaje de su ahora ex suegra, que le contó una trágica noticia: Alistair había sido asesinado por una banda a la que le debía dinero. “Visto en perspectiva suena estúpido. Si te llama una persona para decirte que mataron a su hijo no le vas a pedir el certificado de defunción“, explicó Rachel, que decidió en ese momento olvidarse de la deuda y tratar de seguir su vida.
Sin embargo, dos años más tarde fue a cenar con su mejor amiga a un restaurante. “Me acordaba que su hermano trabajaba ahí, así que le pedí a la moza si podía llamarlo. Ella dijo que no, pero que ‘su hermano sí está acá’”. Cuando Rachel le repreguntó a la empleada cuál era el nombre de ese supuesto hermano, ella contestó “Alistair”.