El delincuente había robado la moto para luego darse a la fuga y dejarla abandonada en un descampado aledaño a la parroquia Espíritu Santo.

A raíz de una denuncia penal radicada en la Unidad Judicial N° 8, por un hombre de 43 años de edad, quien manifestó que personas desconocidas le habrían sustraído una motocicleta Yamaha YBR 125 cc., de colores negro y bordó, para luego darse a la fuga.

Tras una ardua tarea investigativa, ayer, a las 18:30, personal de la Comisaría Octava llegó hasta un descampado ubicado en inmediaciones a la Parroquia Espíritu Santo, donde logró recuperar el rodado sustraído, que estaba oculto entre la maleza existente en la zona, en virtud de lo cual quedó en calidad de secuestro a disposición de la Justicia interviniente.