Un fallo del juez Esteban Furnari dejó sin efecto la resolución que había adoptado la Sala IV de la Cámara en lo Contencioso y Administrativo de la Capital Federal, hasta tanto la Corte Suprema zanje el asunto.

A pedido del Gobierno nacional, la Justicia Federal revocó la cautelar dictada por tres camaristas de la órbita porteña y dejó sin efecto la concurrencia presencial a clases que la ciudad de Buenos Aires instrumentó este lunes y martes.El magistrado Esteban Furnari, a cargo del Juzgado Federal en lo Contencioso y Administrativo N° 2, hizo lugar a una presentación llevada a los tribunales el lunes por la mañana por el cuerpo de abogados de la Jefatura de Gabinete de ministros y ordenó al Gobierno porteño, comandado por Horacio Rodríguez Larreta, detener el dictado de clases en las aulas.Reconociendo los argumentos esgrimidos por el Estado nacional, Furnari declaró la incompetencia de la sentencia dictada por los camaristas porteños Marcelo López AlfonsínLaura Perugini y Nieves Macchiavelli (esta última hermana del secretario del PRO y funcionario de Larreta, Eduardo Macchiavelli), dejándola sin efecto hasta tanto sea la Corte Suprema de Justicia de la Nación quien dirima la cuestión de fondo.

En sus considerandos, el magistrado federal sostuvo que  “el dictado de la presente (sentencia) pretende restablecer el imperio del estado de derecho” a la vez que demandó a los funcionarios intervinientes en el conflicto “cordura y respeto institucional”.

Tras anunciar el domingo por la noche la continuidad de clases presenciales, el Gobierno porteño estimó que cerca del 60% de los establecimientos pudieron contar con clases presenciales. Este martes, todos los centros educativos habrían abierto sus puertas.