Hoy, el Mercado de Abasto municipal se vistió de fiesta para recibir a la imagen peregrina de la Virgen del Valle, que llegó en caravana desde la sede parroquial de San Pío X, en el barrio Libertador II (Mil Viviendas).

Llevada en andas por los propios trabajadores, la Ilustre Visitante recorrió los distintos pabellones bendiciendo a cada uno de los puesteros y a sus familias, como también al personal municipal que allí se desempeña desde horas tempranas.


El párroco de San Pío X, Pbro. Héctor Salas, acompañó esta manifestación de fe mariana, a días de la celebración de la Navidad, guiando la oración en los puestos.
La presencia de la Madre Morena constituye un gesto de gratitud a los colaboradores del Mercado de Abasto que ofrecen su ayuda al comedor que funciona en la capilla San Ramón Nonato, ubicada en el barrio homónimo.